Viernes 23.10.2020 - 06:19

Caso Nápoles: se cayó o la aventaron

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La muerte en la colonia Nápoles, de Stephanie Magon Ramírez, una joven modelo colombiana de 23 años, originaria de Cali, quien llegó a la Ciudad de México a principios del mes de abril, ha causado gran controversia.

Primero se aseguró que Stephanie había sido golpeada. El Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) inició la necropsia bajo los protocolos de feminicidio, debido a que intencionalmente fue golpeada, informó el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ), Edgar Elías Azar.

“Se encontró, como saben, desnuda y muy golpeada, traía fractura de mandíbula, desprendimiento de dientes, golpes contundentes, costillas rotas, venía muy golpeada, intencionadamente la mataron a golpes, la conclusión coloquial que se puede decir”, sentenció el magistrado.

Horas después de las declaraciones de Edgar Elías Azar, el mismo TSJ informó que se llevó a cabo, el pasado día 31, la necropsia al cuerpo de Stephanie Magon Ramírez y en la conclusión el médico practicante asentó que el fallecimiento ocurrió por diversas alteraciones viscerales y tisulares, causadas en los órganos interesados por conjunto de traumatismos que se clasificaron de mortales. El médico forense describió que los traumatismos presentados en la joven, muy probablemente son producto de una caída.

Hoy tenemos más datos duros sobre el caso: Los resultados de la necropsia y análisis de mecánica de hechos y de lesiones, descartan que haya sido golpeada y tampoco se encontraron signos de que haya sido violentada sexualmente.

También se reportó que la occisa se encontró en la vía pública desnuda a las 6:20 am, en la calle Miami, en la colonia Nápoles. Ese mismo día en la noche, a las 21:32, se informó al C4 que la policía capitalina entraría al departamento ya que en el edificio, rumbo a la habitación de la colombiana, había pertenencias suyas: un vestido, una bolsa de mano y unas botas.

Cuando subieron al cuarto de servicio, que es el que rentaba Stephanie en la azotea, se encontraron sus zapatos en la escalera, pero estaban bien acomodados. También se encontró su vestido y brassiere, tampoco estaban tirados.

El mismo día de los hechos, en el piso 2, un joven, Ricardo González González, celebraba sus 27 años con una fiesta. Él ya rindió su declaración.

También se interrogó a un hombre con el que la joven colombiana estuvo conviviendo en un bar el viernes por la noche y durante la madrugada del sábado, quien aseguró que Stephanie estaba con vida cuando la dejó en su departamento en la calle Miami.

Dos vecinos de la víctima aseguran que no se escuchó agresión o pelea en el inmueble.

Hoy se sabe que la joven no fue golpeada, que los traumatismos que sufrió fueron por la caída del cuarto piso.

La investigación continúa para determinar si la caída fue accidental o provocada, pero hasta ahora no se han detectado rastros de violencia.

Ahora se cree que esta mujer podría haber estado con alguna persona, posiblemente de la fiesta del piso 2, y hay dos teorías: que éste la pudo haber arrojado, o que ella se cayó accidentalmente.

La declaración de Ricardo González y la del joven que se encontraba con ella en el bar, la noche del fallecimiento, son fundamentales para poder determinar lo que realmente sucedió con esta joven de apenas 23 años, que dejó en Colombia a su esposo e hijo de 4 años. Había llegado a México a buscar un mejor futuro para ella y su familia.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso