Miércoles 21.10.2020 - 16:37

CFE, unos “toques” para telecomunicaciones

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El mayor costo para un nuevo operador de telecomunicaciones —70% de su inversión— es la “última milla” con que su cable llega al hogar de sus clientes; reducir tal costo es el objetivo de la Subsecretaría a cargo de Mónica Aspe y de la CRE que encabeza Guillermo García, al diseñar las disposiciones específicas que permitan a las empresas competidoras obtener acceso a 3.5 millones de postes con que la CFE, a cargo de Jaime Hernández, lleva electricidad a 98% de la población.

Diseñar esas disposiciones es parte de las obligaciones establecidas tanto en la Reforma de Telecomunicaciones como en la Energética, impulsadas por el gobierno de Enrique Peña, a fin de eliminar el carácter discrecional con que anteriormente la CFE permitía o negaba el uso de una infraestructura: hasta 2012 por “sus pistolas”, en la NOM001-2012, permitía sólo rentar el espacio en sus postes a un cable ajeno… cosa que finalmente es letra muerta al observarse el revoltijo de múltiples cables “colgados” en los postes de acero y concreto en cualquier parte del país. La renta actual es de 69.56 pesos más IVA por año y nadie sabe con certeza el sentido técnico-económico de ese precio.

Por ello, la relevancia del primer “Foro Informativo: Acceso a la Infraestructura del Sistema Eléctrico” en el que además de la SCT y la CRE, también participó el director de la CFE y el IFT, de Gabriel Contreras, como el organismo regulador en materia de competencia en el ramo, así como los clientes representados por la Canieti, que encabeza Mario de la Cruz, y la Anatel, que preside Gabriel Székely. Es decir, al participar todos los involucrados se genera el ambiente institucional para usar la infraestructura pública —y próximamente las torres de alta tensión así como espacios en casi 13 mil edificios federales— como factor que impulse a fondo la competencia en los servicios telecom de banda ancha.

 Cemex: más alto, más fuerte. En la operación como empresa de alcance global, la multinacional dirigida por Fernando González se anotó otro hit en América Latina: en el proyecto Atrio, el edificio más alto de Colombia, Cemex participó proveyendo 7,380 metros cúbicos de concreto para la placa de cimentación, volumen que se bombeó durante 38 horas continuas e involucró mil revolvedoras y 6 plantas de concreto, simultáneamente. Trabajos precisos para obras monumentales, pues.

 Pemex, el alivio. Aunque la crítica —facilota como la tabla del uno— a la gestión financiera federal es el aumento de la deuda, el hecho de que a través de la SHCP, a cargo de Luis Videgaray, se concretara el respaldo por 184.2 mil millones de pesos para Pemex, apuntala a la empresa productiva del Estado tanto para el pago de acreedores como el fondeo a pensiones. La opción era “ahorrarse” esa deuda y dejar que quebrara la firma a cargo de José Antonio González Anaya… y entonces la deuda hubiese sido el menor de nuestros problemas.

mflores37@yahoo.es

Twitter: @mfloresarellano