Chacuacos moviles

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Jorge Medina-Mora E.

Un alto porcentaje del transporte pesado, como lo son autobuses de pasajeros, tractocamiones y camiones de carga, contamina ostensiblemente la deteriorada atmósfera urbana, sin que las autoridades “competentes” hagan algo al respecto. Esos vehículos son cortinas de humo ambulantes que, en vez de tapar, evidencian la mala política de los responsables de cuidar el medio ambiente, así como de los encargados de los transportes y vialidades.

A los automovilistas se les aplican con rigor las normas anticontaminación, como las derivadas de los programas de Verificación Vehicular y el Hoy No Circula. Cualquier ciudadano con coche que viole esas medidas, se hace acreedor a multas o mordidas cuantiosas. Pero para los transportistas hay una manga muy, muy ancha. ¿Por qué?

Fotografía: Los vehículos que dependen de las delegaciones y municipios deberían ser ejemplos de urbanidad, pero son los primeros en pasar por alto los reglamentos y actuar impunemente.

urbimex@yahoo.com.mx