Chilapa, otro Ayotzinapa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Bibiana Belsasso

El gobernador Rogelio Ortega, quien había venido minimizando la violencia en su estado, finalmente reconoció que en Guerrero hay distintos grupos del narcotráfico enfrentados entre sí que buscan tomar el control del territorio.

Y resaltó que éstos reclutan niños y jóvenes para que participen en diversas actividades delictivas.

El pasado 9 de mayo, como a las seis de la tarde, un grupo de más de 200 sujetos armados entró al municipio de Chilapa de Álvarez. Estos supuestos policías comunitarios decían que iban a detener al grupo delincuencial llamado Los Rojos.

Los individuos ingresaron a la comandancia de la policía municipal, desarmaron a agentes y les quitaron las patrullas, con las cuales empezaron a recorrer las calles, disparando y cateando establecimientos que ellos identificaban con el referido grupo criminal. También instalaron puntos de revisión sobre las avenidas principales del municipio.

La población estaba aterrada. Entre el 9 y el 14 de mayo desaparecieron 16 personas según la cifra oficial, pero se habla de que podrían ser más de 30.

La desaparición de tantas personas en Chilapa a principios de este mes se debe a que el grupo de Los Ardillos buscó deshacerse de los halcones de Los Rojos.

Chilapa, un lugar estratégico para obtener enervantes y llevar a cabo el tránsito de éstos hacia otros estados, es un territorio disputadísimo.

El municipio se encuentra en la puerta de la montaña, que es donde se siembra la mayor parte de la mariguana y la amapola, y por ello es un punto neurálgico para la producción y el trasiego de la droga. Es obvio que los grupos criminales quieren adueñarse de él.

El gobernador Ortega dijo en una reunión con los familiares de los desaparecidos del municipio de Chilapa el pasado 9 de mayo: “déjenme abordar el tema, ustedes saben que aquí estamos enfrentando el problema de dos bandas delincuenciales que se están disputando el territorio, Los Ardillos y Los Rojos y éstos han penetrado en el tejido social”.

Y al finalizar el discurso se comprometió a trabajar desde Chilapa el tiempo que sea requerido para enfrentar la situación.

La problemática que se vive hoy en Chilapa de Álvarez es muy similar a lo que se vivió hace unos meses en Iguala, con la lamentable desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa.

En ese caso hoy se sabe que con los estudiantes venían infiltrados líderes de Los Rojos, quienes libraban una batalla descarnada contra Guerreros Unidos por el territorio de Iguala, también punto estratégico para el trasiego de droga.

Hoy en Chilapa la Procuraduría General de la República apoya con peritos y agentes del MP para levantar las denuncias correspondientes por la desaparición de personas en los hechos delictivos que se han venido dando en los últimos meses en la región.

El propio presidente municipal de Chilapa de Álvarez, Francisco Javier García González, ha reconocido que la presencia de efectivos federales ha inhibido la presencia de civiles armados que suelen frecuentar el municipio.

Esta circunscripción es hoy uno de los focos rojos más serios en todo Guerrero. De no controlarse la violencia ahí podríamos ver en los próximos días actos intimidatorios mucho más devastadores.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso