Domingo 20.09.2020 - 14:32

Ciclistas europeos paran de rodar en México

Lopez Obrador se suma a la petición de liberar a Julian Assange
Por:

La desaparición de dos ciclistas europeos en territorio mexicano pone nuevamente en alerta a ese Continente por la violencia que se vive diariamente en el país y muestra a México ante el mundo como una nación insegura en donde la injusticia y la impunidad abate a la población.

Las noticias que publica la prensa en Europa sobre México se refieren más que cualquier otro tema a la violencia y a la inseguridad. Lo último es el caso de dos ciclistas que en algún punto del sur de México se unieron para recorrer la carretera en bicicleta con el manubrio apuntando a Ciudad del Carmen, pero nunca llegaron a su destino.

Uno de estos ciclistas era el experimentado aventurero alemán Holger Franz Hagenbusch, de 44 años, quien ya tenía bajo sus ruedas más de 60 mil kilómetros recorridos en carreteras y caminos de Europa, Asia y América. Holger vivía el sueño de muchos: renunció a su trabajo y se dedicó a viajar por el mundo. Este ciclista alemán daba cuenta de sus múltiples viajes en un blog en Internet y en redes sociales publicaba videos e imágenes de su aventura por las carreteras del mundo. Franz recorrió países en conflicto antes de su llegada a territorio mexicano, como Irán y Kazajistán, en donde sus mayores problemas fueron el calor, la falta de hospedaje o el no poder consumir agua en lugares públicos, durante el mes de ayuno musulmán. Fuera de eso, las complicaciones normales del camino fueron los únicos conflictos que el ciclista enfrentó en territorio de Medio Oriente. Como parte de su recorrido por el mundo, Norteamérica era un punto clave para el ciclista alemán que planeó su viaje desde el 2013 y así pasar por Canadá, Estados Unidos y México. Después de una larga estancia en los territorios vecinos, Holger llegó a México a principios de año, entró por Baja California para recorrer la península hasta llegar a La Paz, en Baja California Sur. De allí partió en bote hasta Puerto Vallarta, y el ciclista recorrió más de mil kilómetros para llegar a la Ciudad de México, no sin antes cruzar Jalisco, Guanajuato, Querétaro y Estado de México. Hasta este punto el ciclista alemán se sentía satisfecho del kilometraje ganado desde el norte hasta el centro de México, descubriendo un país excepcional lleno de vida, música y múltiples colores, sabores, gente amigable y trabajadora que nunca le negó una sonrisa en su trayecto por territorio mexicano. Así lo describe el ciclista en sus memorias digitales y en las fotos que publicaba en sus cuentas sociales. La última entrada de su blog se preparaba para seguir alimentando a los curiosos internautas que viajaban a su lado por medio de sus experiencias y contenidos digitales. El sur de México era la siguiente etapa de un viaje inolvidable que lamentablemente terminó en una pesadilla. Desde el 29 de abril el hermano de Holger se dedicó a buscar información sobre la desaparición del ciclista alemán en territorio nacional, por medio de redes sociales y ayudado por la embajada alemana en México.

Franz fue visto por ultima vez en los altos de San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, y ahí fue, en una barranca, en donde presuntamente encontraron su cuerpo, muy cerca de otra víctima, el también ciclista polaco Krzysztof Chmielewski, otro aventurero que tenía como meta llegar hasta el sur de América, pero quien también terminó su viaje de manera inesperada en carreteras de México. La noticia ha sido terrible para las familias de los dos ciclistas y para todos aquellos mexicanos que nos enteramos de esa noticia, en donde dos deportistas vieron truncados sus sueños cuando se les ocurrió cruzar en bicicleta un territorio tan bello y al mismo tiempo tan hostil como es México.