Miércoles 23.09.2020 - 21:21

Comités obreros para expropiar

Jennifer Aniston se casará en ceremonia privada
Por:

En el manual populista (sin novedades desde que Chávez ganó en 1998 en Venezuela) lo primero que sigue al aplastamiento de los empresarios a manos del nuevo gobierno, es la expropiación. Lo segundo, es que sean los propios obreros quienes les quiten las fábricas a los patrones.

Al triunfo populista, en Venezuela existían 12 mil 700 industrias privadas. Hoy sobreviven cuatro mil, pero pronto serán absorbidas por los Consejos Productivos de Trabajadores, una creación de Nicolás Maduro para entregar “al pueblo” el dominio de la actividad comercial.

El populismo no puede avanzar sin el soporte de un programa de eliminación del derecho a la propiedad privada como política de Estado, tal como plantea para el próximo gobierno de AMLO el intelectual Taibo II, uno de sus ideólogos y futuro secretario de Estado.

Taibo II, un adolescente emocional de la actividad política, sabe muy bien de lo que habla cuando dice que la única manera de que un populista como AMLO gobierne, es haciéndolo con la eliminación de la propiedad privada y por decreto, que es lo mismo que un autoritarismo de facto.

Paco Ignacio lo sabe porque es hagiógrafo del Che Guevara, quien durante los inicios de la revolución comunista de Cuba fue ministro de Industrias en un país donde ya no existían industrias, porque habían sido expropiadas, y sus dueños, fusilados, presos u obligados a exiliarse.

El ídolo del secretario de Estado de AMLO también es recordado todos los días en Cuba a la hora de la comida, porque fue el instaurador de la libreta de abastecimientos, un eufemismo para llamar a la cartilla de racionamientos que funciona en la isla desde el 12 de marzo de 1962.

La ocurrencia del Che, para eliminar la desigualdad social, consiste en que la libreta de abastecimientos garantice al mes a cada cubano dos kilos de arroz, medio de chícharos y frijoles, uno de sal, dos de azúcar, un cuarto de litro de aceite y cinco huevos; además de un bolillo diario.

También: un muslo de pollo cada dos o tres meses, una barra de jabón por persona cada tres meses, un tubo de dentífrico por familia cada tres meses. ¿Carne de res? No, carne de res no, porque está prohibida y, para recibirla cada dos o tres meses, hay que estar enfermo de cáncer.

En Venezuela, el símil de la libreta del Che Guevara es el “Carnet de la Patria”, y permite acceder a productos como arroz, aceite, carne, lentejas, harina de maíz y trigo, pollo, frijoles negros, leche en polvo, azúcar, crema dental, jabón, lavaplatos, pañales y papel higiénico.

Sí, Taibo II es un adolescente emocional, pero no engaña al delinear el futuro de México con AMLO:

Socialismo del siglo XXI.