Compare el CAT en créditos hipotecarios

Fovissste pone en trámite más de 27 mil créditos al inicio de año
Por:
  • larazon

El Costo Anual Total (CAT), es un indicador que ayuda a comparar el costo financiero total de las diferentes opciones de crédito hipotecario. Incluye el costo del financiamiento representado en la tasa de interés anual, el precio de las comisiones (investigación del historial crediticio, estudio socioeconómico, apertura y administración), las primas de seguros que cada esquema ofrece, el costo del avalúo y los descuentos o bonificaciones.

En caso de que se use el crédito para obtener liquidez el CAT incluye el IVA (Impuesto al Valor Agregado). No incluye: los gastos de escrituración y notariales.

Sin embargo, el CAT no es lo único que el cliente debe comparar, porque puede presentarse el caso de que un producto tenga un CAT más elevado que otro, pero el servicio, las primas de seguros, y los valores agregados pueden tener mayor valor para el interesado.

Los seguros que ofrece el crédito hipotecario ofrecen un valor agregado al cliente. Ese valor tiene que ver con la posibilidad de un acontecimiento imprevisto como un incendio, inundación o terremoto; la pérdida del empleo, incapacidad total e incluso el fallecimiento del titular.

Un crédito hipotecario es un compromiso de largo plazo, por lo que las probabilidades de que suceda un imprevisto son altas. Los riesgos que amparan las primas que paga el cliente junto con sus mensualidades se especifican en la póliza maestra que concentra a varios asegurados que se sujetan a los términos y condiciones de la institución.

Los seguros más comunes son: vida, daños, contenidos, responsabilidad civil y desempleo. Cada institución tiene sus propias condiciones y coberturas; lo que puede hacer variar el CAT. El alcance de las condiciones puede hacer la diferencia entre un cliente satisfecho ante un acontecimiento imprevisto y un cliente que no obtenga el mayor beneficio en las mismas circunstancias.

Por ello, la sugerencia es conocer a detalle las coberturas y beneficios que ofrecen los créditos, para compararlos de forma independiente al CAT. Es importante no perder de vista que es requisito necesario mantener el crédito al corriente para que las pólizas de los seguros se mantengan vigentes; y en caso requerido, las aseguradoras paguen lo acordado.

El mínimo de cobertura en un crédito hipotecario es de dos seguros básicos: de vida y de daños. Algunas instituciones ofrecen hasta tres coberturas adicionales: contenidos, responsabilidad civil privada y familiar y seguro de desempleo. En una siguiente entrega detallaremos las condiciones de cada una.

Lo importante es que el cliente consulte el detalle de las pólizas que ofrecen los otorgantes del crédito, y pueda comparar las coberturas que ofrece cada seguro en el contrato de apertura.

Recuerda que el crédito no es extensión del sueldo. Úsalo adecuadamente y en tu beneficio.

fdm