Jueves 24.09.2020 - 06:09

Con la mira torcida

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Pablo Hiriart

Qué cosa tan rara: aumentan las manifestaciones anti Peña y éste sube en las preferencias ciudadanas.

López Obrador y su prensa se lanzan tras la simpatía del “movimiento estudiantil”, y araña el tercer lugar.

Algo están haciendo mal, ¿o no?

En las protestas contra Enrique Peña Nieto hay dos constantes: la televisión quiere imponer a un Presidente, y el recuerdo de lo que llaman “la masacre de Atenco”.

Las dos son falsas. El PRI tiene cien flancos por donde cuestionarlo, y eligieron dos patrañas.

Los spots en TV los programa el IFE de acuerdo con la votación de cada partido en la pasada elección federal.

Ni modo, en 2009 el PRD tuvo poca votación debido al divisionismo que generó el propio AMLO, al imponer a Juanito, por ejemplo.

El detalle de los gastos de publicidad de López Obrador quedó resguardado como secreto por diez años.

Esa medida se tomó cuando se dio a conocer que su gobierno realizó pagos de más a Televisa e incluso pagó por spots que nunca salieron al aire.

Y lo ocurrido en Atenco en 2002 es un ejemplo de antidemocracia y totalitarismo.

De 15 comunidades ejidales, trece estaban en favor de que ahí se construyera el aeropuerto, y dos de ellas, encabezadas por personas armadas con machetes, impidieron la obra.

Los “macheteros” atacaron y golpearon a policías desarmados, quemaron patrullas y hasta un camión particular.

A dos funcionarios del gobierno estatal que fueron a negociar a San Salvador Atenco los secuestraron, los amarraron en el kiosco de la plaza y los rociaron con gasolina.

Se apoderaron por años del lugar e instalaron una suerte de “municipio autónomo” en la periferia del DF.

Cuando llegó Peña Nieto al gobierno puso orden en Atenco. Durante la incursión de la policía para ejecutar órdenes de aprehensión y quitar barricadas, hubo enfrentamientos.

En el traslado de detenidos al ministerio público, algunos policías cometieron abusos. Todavía están presos.

Hubo un muerto, que cayó porque le estalló una granada de humo que la Policía Federal disparó de frente en lugar de hacerlo al aire.

¿Por qué entonces la protesta contra “la masacre” de Peña Nieto, si no hubo tal?

¿Por qué nadie protesta por la muerte de nueve jóvenes en la discoteca News Divine, en el DF, debido a una razia anticonstitucional?

¿Por qué nadie protesta por los 50 mil muertos en el gobierno del PAN en la guerra contra el narco?

Contra eso no se protesta porque hay diseño: crear un ambiente de turbulencia, propicio a desmanes poselectorales.

Pero traen la mira chueca y disparan por la culata.

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart