Condenan crimen de Espinosa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Francisco Cárdenas Cruz

Con la ejecución de Rubén Espinosa Becerril, el fotoperiodista veracruzano que fuera corresponsal del semanario Proceso y de las agencias Cuartoscuro y Ave Noticias, quien se vio obligado a salir de su estado para refugiarse en el Distrito Federal ante las amenazas de muerte que recibiera por su labor y cuyo crimen vuelve a indignar y a generalizar condena entre el gremio y organismos de derechos humanos, se convirtió en el quinto asesinado este año en Veracruz y el decimocuarto durante la gestión del gobernador priista Javier Duarte, en la que otros cinco colegas están desaparecidos.

La noche misma del sábado, horas después de confirmarse este nuevo crimen, grupos de reporteros y fotógrafos de medios locales se plantaron frente al palacio de gobierno de Xalapa, para exigir, con pancartas y gritos, una inmediata investigación de este repudiable hecho.

DE ESTO Y DE AQUELLO...

Tras de su repentina hospitalización en el Instituto Nacional de Nutrición, el sábado, por presentar síntomas de chikungunya, el líder de la Sección 22 de la CNTE en Oaxaca, Rubén Núñez, fue dado de alta ayer, una vez que se le logró estabilizar de los problemas de hipertensión arterial y desnutrición que lo aquejaron.

De inmediato, regresó a la capital de su estado donde hubo una marcha de militantes de la revivida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, la APPO, en apoyo a la disidencia magisterial y en donde para hoy está anunciada una reunión entre dirigentes sindicales y el gobernador aliancista Gabino Cué.

Habrá que ver si Núñez y los demás integrantes de la Sección 22 asisten, reacios como han estado a la transformación del Instituto Estatal de Educación que los despojó del control de éste que manejaron durante 23 años y que por poner fin a sus privilegios, ellos rechazan.

A dos semanas de que sus colegas y amigos le rindieran un homenaje al periodista y escritor Marco Aurelio Carballo López por sus 50 años en estos quehaceres, al que no acudió por estar gravemente enfermo, no resistió más el cáncer que lo aquejó en los últimos años y falleció la noche del sábado.

Fue reportero en Ultimas Noticias, Primera Edición, dirigido por el recordado Jorge Villa Alcalá, y después del diario Excélsior, bajo el mando del desaparecido don Julio Scherer, así como jefe de Información de UnomásUno; colaborador de varias revistas y autor de varios libros.

Marco perteneció a esa pléyade de excelentes reporteros que llegaron a convertir al Excélsior, de Scherer, en uno de los diarios más importantes no sólo de México y América Latina sino del mundo. A su esposa, Patricia Zama, a sus hijos Mario y Bruno y demás familiares, les enviamos nuestras más sentidas condolencias.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico