Condiciones para la recuperacion

Condiciones para la recuperación
Por:

Parece que hay consenso en que la recuperación productiva inició ya en el segundo semestre del año. Su velocidad y fortaleza dependerá de la manera en que se enfrenten algunos obstáculos para reactivar el consumo y la inversión.

Autoridades y especialistas del sector privado coinciden en que lo más grave de la recesión ya pasó, después del tropiezo histórico que la economía mexicana sufrió en el segundo trimestre, de -10.3% real anual; sin embargo, todavía subsisten diferencias sobre la magnitud de la caída acumulada para todo el año, que la ubican en un rango de entre -6.5 y -8.0 por ciento.

En lo que todos coinciden es en el hecho de que para el 2010 regresaremos a la senda de tasas positivas de crecimiento. Pensándolo bien, qué tan rápido y sostenible será la recuperación en la actividad económica dependerá de cuando menos los siguientes cinco factores:

1) La reactivación del consumo privado, después de la pérdida estimada de más de 700 mil empleos en el sector formal durante la crisis, que habrá contraído de manera importante la masa salarial. Las remesas familiares tampoco serán un factor que juegue a favor, ya que después de la reducción de 18% en el año se espera que el crecimiento en el siguiente sea sumamente modesto.

2) El regreso del crédito bancario a las empresas y las personas, particularmente en este último caso del financiamiento al consumo, cuyo saldo en términos reales en las tarjetas de crédito retrocedió 26% anual.

3) El impulso a la obra pública, que durante este año ya sufrió un primer recorte por 19,000 millones de pesos y que se verá nuevamente ajustada a la baja en el próximo Presupuesto, ante la inminente pérdida por 300,000 millones de pesos en los ingresos del gobierno.

4) La recuperación de las exportaciones, que en ausencia de una diversificación del comercio están ligadas estrechamente al ciclo económico estadounidense, particularmente las del sector manufacturero, que retrocedieron 26% durante los primeros siete meses.

5) La reversión en los flujos de capital, cuyas salidas en primer semestre fueron por 19 mil millones de dólares, no sólo como reflejo de la astringencia que prevalece en los mercados financieros internacionales, sino por la preferencia por parte de empresas y bancos de invertir productiva y financieramente en el exterior.

No está de más insistir, como lo hizo ayer la cúpula empresarial en voz de Armando Paredes: Al país le urgen reformas por muchos años pospuestas, “reformas con la calidad y profundidad necesaria para que tengan éxito, y no arreglos provisionales o incompletos”. Como la última reforma fiscal o la petrolera, agregaría yo.

manuel.herrera@3.80.3.65

fdm