Contracción en el gasto familiar

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El precio de las materias primas sigue siendo la variable que afectará el gasto familiar en este año, y qué decir de las familiar que siguen sin encontrar empleo a causa de la crisis de 2008. Las condiciones climatológicas y el crecimiento de la demanda estarán presentes en el largo plazo.

El miércoles, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), presentó su informe mensual de oferta y demanda de granos nacionales y globales, en el que en términos generales consideró una mayor producción que aliviaría la demanda mundial y por tanto el valor de los alimentos básicos, sin embargo las condiciones climatológicas actuales no garantizan que esto pueda suceder.

El índice GSCI de Standard Poor’s que integra a 24 materias primas, registró un descenso en la primera semana de mayo de 10.68 por ciento, y el mercado internacional de materias primas extendió el tono bajista hasta el miércoles (12 de mayo), después de conocer el reporte del USDA.

A pesar del ajuste de mayo, el índice GSCI de S&P ha subido en lo que va de 2011 alrededor de 40 por ciento y se ubica a más del doble de los niveles de febrero de 2009, cuando las economías se recuperaban de la recesión global.

El fuerte descenso que presentaron las materias primas se convierte en un nuevo aliciente para los compradores de futuros en la bolsa de Chicago, principalmente para los especuladores, que aprovecharán bajos precios, sabiendo que las condiciones climatológicas no permitirán una reducción en el desequilibrio de oferta y demanda por lo menos en este año, por el exceso de lluvia o por las altas temperaturas.

De hecho, la correduría Goldman Sachs, quien en abril redujo su exposición en materias primas y recomendó deshacer posturas sobre commodities, ahora pronostica un alza de precios para la segunda mitad del año, y a muy corto plazo ser prudentes en la participación de este mercado.

 EFECTOS LOCALES. Así las cosas, las familias mexicanas debemos considera en nuestro gasto diario el incremento del precio de las materias primas a nivel internacional, porque si bien existen productos que podemos evitar consumir, otros son absolutamente indispensables, como los granos (maíz) y el algodón, básicos para la vida diaria.

Existen dos visiones de lo que pueda pasar en el futuro cercano, por un lado hay quienes se inclinan por un pronóstico alcista para las materias primas respondiendo a la expectativa de una mayor expansión económica, liderada por el crecimiento de China, India y Brasil, y quienes dicen que incluso si la economía crece, la especulación es tan excesiva que los precios ya no reflejan la oferta y la demanda y por tanto las materias primas podrían ajustarse de un momento a otro.

Si el precio de los alimentos sigue subiendo (y el del vestido), las familias deberán de disminuir el consumo de otros productos, una decisión que puede repercutir en otros sectores productivos y en la disminución de la demanda interna, haciendo al país más vulnerable por su dependencia del comercio externo.

Si el precio del crudo sigue en ascenso, será natural que el precio internacional de la gasolina aumente, lo cual genera una presión inflacionaria generalizada (aún cuando los precios de la gasolina nacional estén controlados) por que los productos importados estarán absorbiendo ese incremento de precios hacia los consumidores finales: las familias.

Lo recomendable es consumir los productos de temporada y aprovechas las ofertas de los almacenes y tiendas de autoservicio, y consultar la Revista del Consumidor (http://revistadelconsumidor.gob.mx)

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres