Covián, moneda de cambio

Covián, moneda de cambio
Por:

Cuando a principios de 2009 salieron a la luz pública todas las transas del magistrado electoral Miguel Covián Andrade, los diputados debieron destituirlo y no sólo reubicarlo.

Las acusaciones de que vendió plazas, tomó dinero que no era suyo y abusó de su autoridad eran motivo suficiente no sólo para echarlo, sino también para enviarlo a la cárcel, pero el PRD tuvo miedo.

Lo más que logró fue obligarlo a renunciar a la presidencia del Tribunal Electoral del DF y que se quedara como simple magistrado, pues sabían que René Arce, por medio de Víctor Hugo Círigo, evitaría en la ALDF su salida.

Ya con Arce y Círigo fuera del PRD, y con la corriente Nueva Izquierda bastante diezmada, las tribus perredistas van hoy por su cabeza pero no tienen los votos suficientes, aunque las negociaciones continúan.

Por la vía jurídica Covián Andrade se puede defender y aferrarse legalmente al puesto, aunque políticamente esté muerto. Así le hizo Isidro Cisneros en el Instituto Electoral del DF y les ganó a los diputados.

El gobierno capitalino tuvo que darle un retiro de rey para que se fuera y eso mismo podría ocurrir con el magistrado electoral, a menos que el PRD ceda un poco en la Asamblea Legislativa y negocie el relevo.

El PAN ha dicho que no va, aunque no estarían cerrados a apoyar la destitución de Covián Andrade si en su lugar queda alguien afín a ellos, como Claudia Zavala, presidenta del IEDF, por ejemplo.

El puesto del magistrado le correspondería a una mujer y Zavala está por dejar la presidencia del instituto, que es rotativa, sin contar que tiene experiencia en la materia al haber trabajado en el Tribunal Federal.

A cambio del puesto, los perredistas podrían poner a uno de los suyos en la presidencia del IEDF, para que fuera la cabeza de la organización de los próximos comicios federales de 2012.

Dicen que la propuesta está en la mesa y que es lo que panistas y priistas estarían negociando; de otra forma el PRD tendría que ir por el camino largo y esperar a que prosperaran las denuncias presentadas ante la PGJDF contra el magistrado.

Y a como trabaja el procurador Miguel Mancera, igual y se confunde de indiciado y en una de ésas se despacha al magistrado equivocado, o cae la cabeza de un tercero en fuego cruzado, como acostumbra.

Está claro que la PGJDF sería usada como instrumento político para concretar la venganza en contra de Covián Andrade, azote de los perredistas y al parecer tan corrupto como ellos.

  CENTAVITOS… Vaya día que escogieron los diputados federales del PRI para invitar a comer a sus hermanitos de la ALDF. Hasta ayer aún estaba firme la reunión vespertina de legisladores tricolores, quienes visitarían el Palacio de Donceles para dar línea a sus homólogos de la capital sobre cómo conducirse con respecto a la reforma política para el DF.

jadrian02@yahoo.es

agp