Crisis en LA o debilidad en China

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

Diversas economías latinoamericanas reportarán este año un muy pobre crecimiento económico, ligado a la desaceleración de China. El crecimiento de México equilibrará la contracción de la economía de Brasil.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que la economía de América Latina y el Caribe crecerá en este año 0.5%, por debajo de su estimación previa de 1.0 por ciento.

De acuerdo con la más reciente estimación de la Cepal, el PIB de México presentará un alza de 2.4% en este año, ligeramente inferior a mis cálculos de 2.5%, en tanto que el crecimiento de la mayor economía de la región, Brasil, presentará una contracción de 1.5 por ciento.

Otro no buen augurio lo presentó el Banco Mundial, al mencionar que cada gran economía de Latinoamérica se está desacelerando o disminuyendo y predice que este año será el peor periodo de crecimiento de América Latina desde la crisis financiera.

De concretarse estas cifras, la situación de América Latina estaría reflejando perspectivas mundiales más débiles.

Justo cuando la economía estadounidense muestra firmes señales de crecimiento, la economía latinoamericana se vuelve vulnerable a la decreciente demanda de materias primas y el fuerte descenso del precio del petróleo.

China mantiene una estrecha relación comercial con varios países de América Latina, y países como Brasil, Argentina, Chile y Perú muestran un retroceso considerable en su crecimiento. Venezuela tiene serios problemas de liquidez (el descenso en el precio del petróleo ha afectado los ingresos federales), muy bajos suministros de alimento y una inflación por las nubes.

Y curiosamente, la segunda economía del mundo, que también es el mayor consumidor del orbe, es el principal comprador de materia prima de América Latina.

De tal manera que el mayor riesgo de crecimiento de la región es China y será mayor en función del grado de desaceleración. La contracción que ha tenido el mercado de valores puede estar reflejando los obstáculos que enfrenta el gobierno para alcanzar su objetivo de 7% en este año.

El fortalecimiento del dólar es otro factor que no ayuda a la región, pues vuelve más caras las importaciones para los latinoamericanos, además de elevar el costo financiero para las empresas endeudadas en dólares.

 Peso y Fed. El tipo de cambio local se ubica por arriba de 16 pesos, y en lo que va del año se ha depreciado más de 10 por ciento. El determinante de su deslizamiento ha sido sin duda la expectativa de normalización de la política monetaria del banco central de Estados Unidos, y lo podría empujar a una paridad de hasta 17 pesos en las próximas semanas.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres