Cuenta regresiva

Cuenta regresiva
Por:

Con la apertura del periodo ordinario de sesiones, mañana inicia la cuenta regresiva para la aprobación del paquete económico 2010. De su negociación saldrá no sólo el Presupuesto para el próximo año, sino también las condiciones que definirán el futuro de las reformas que el país necesita, empezando con la fiscal.

A estas alturas ya nadie cuestiona la necesidad de esta reforma. Las diferencias radican en las manera de lograr que el gobierno se haga de más recursos y por lo tanto, en los alcances de los cambios en la legislación tributaria. Por supuesto, hay voces que también insisten en la necesidad de hacer más eficiente y eficaz el ejercicio del gasto y replantear de una buena vez el federalismo fiscal.

Los focos de alerta se encienden cada mes que la dependencia a cargo de Agustín Carstens informa sobre la evolución de las finanzas públicas. El sábado La Razón dio cuenta de ello: mientras los ingresos del gobierno se desploman, el déficit se hace cada vez más grande.

Hacienda no se cansa de insistir en que si se excluye la inversión de Pemex, se considera el ingreso por las coberturas petroleras y se toma en cuenta el recorte al gasto, “estos resultados son congruentes con la meta de equilibrio presupuestario para el año”.

Pero lo que es un hecho es que sin los recursos que el Banco de México de Guillermo Ortiz aportó a las arcas federales por 95 mil millones de pesos, la pérdida de ingresos presupuestales respecto a lo programado es por 207 mil millones de pesos.

Desafortunadamente, de estos recursos extraordinarios, ni de las coberturas petroleras por otros 100 mil millones de pesos, no tocará nada a los gobiernos estatales y municipales, que han visto reducido sus Participaciones en más de 51 mil millones de pesos en los primeros siete meses del año.

El 8 de septiembre es la fecha límite para que Hacienda envíe el paquete económico e inicie el debate en una Cámara de Diputados con una correlación de fuerzas radicalmente diferente a la anterior. Pensándolo bien, no descarte días de volatilidad en los mercados, particularmente en el cambiario.

manuel.herrera@3.80.3.65

fdm