Cuentas claras

Cuentas claras
Por:

Media semana y no tuvimos información económica. ¿Y qué hacen los participantes financieros en días así? Por lo regular ajustan posiciones, pero ayer decidieron mantener sus carteras de inversión sin cambios y esperar a conocer el reporte de crecimiento económico al segundo trimestre del año (hoy), y la decisión de política monetaria del Banco de México (mañana).

Los inversionistas han mostrado su preferencia por los activos locales ante la expectativa de que termine la recesión de EU en este año y con ella mejore la actividad económica de nuestro país.

De junio a la fecha, el mercado financiero mexicano ha mantenido una tendencia alcista, con pocos ajustes, y se estima que los avances futuros –para fin de año- sean moderados, considerando que ya descontó el proceso de recuperación, de México y nuestro vecino del norte.

Los inversionistas saben que México sufrió la mayor contracción en la productividad durante el segundo trimestre del año, y sólo esperan que están cifras sean confirmadas hoy. La casa de bolsa Invex estima que el PIB se contraerá 9.7%, mientras que Bancomer y Scotiabank esperan que la producción de bienes y servicios caiga entre 11 y 11.02 por ciento.

El sector industrial presenta las mayores presiones de la recesión y por tanto las mayores dificultades para crecer, en los dos trimestres anteriores reportó la mayor contracción y en este volverá a ser el más afectado. En particular, el sector automotriz registra un fuerte decremento en su producción y por tanto, las ventas internas y las exportaciones han bajado considerablemente.

El gasto en infraestructura ha disminuido notablemente generando un efecto negativo en las exportaciones de otros sectores claves de la economía como es el de la industria de la construcción o el de la industria extractiva.

El segundo trimestre está considerado por las corredurías del país como el periodo de peor actividad productiva desde 1995. Los efectos de la fuerte contracción del PIB de Estados Unidos serán más palpables en la baja actividad del país entre abril y junio.

Además, en este año el periodo vacacional de Semana Santa cayó en abril, que regularmente tiene un efecto positivo en el sector servicios, por un incremento en la demanda turística, pero también un efecto negativo en la actividad productiva. Pero en este año los ingresos del sector servicios se vieron afectados por la contingencia sanitaria.

Ayer, el IPC registró un alza de 0.20% para ubicarse en las 27,598.37 unidades. Las acciones de Cemex fueron de las demandadas derivando en un avance de 4.60% a 15.73 pesos.

La disminución en la demanda de dólares mantiene la paridad cambiara por debajo de 13 pesos, ayer el dólar se estableció en 12.8870 pesos en la modalidad spot, y como los inversionistas de bolsa no hicieron grandes movimientos el tipo de cambio se apoyó en el alza del petróleo, considerando los efectos positivos que puede tener en los ingresos del país por concepto de exportaciones de crudo.

Las operaciones del mercado de dinero se ligaron absolutamente al mercado accionario y las tasas subieron tras la fuerte caída que presentó el mercado bursátil de China.

Hoy, el mercado puede operar con cautela previo a que el Banco de México de a conocer su decisión de política monetaria, aunque todos esperamos que mantenga la tasa objetivo en 4.50%, e informe sobre la evolución que ha tenido la economía y la inflación del país.

irasema.andres@3.80.3.65

fdm