Cuentas claras

Cuentas claras
Por:

Los grupos financieros suelen ser los principales participantes del mercado, a través de diversa figuran que se les han asignado para aumentar los flujos de dinero. Una de sus funciones es administrar los ahorros de los trabajadores de este país para que al término de su vida laboral cuenten con una pensión.

Las aportaciones sociales que realizan las empresas mensualmente, son resguardadas por una Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), que tiene como función buscar los instrumentos adecuados que permitan generar utilidades a los ahorros de los trabajadores, a través de instrumentos de inversión denominados Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro (Siefores).

Actualmente las Siefores pueden participar en el mercado de renta fija (bonos de gobierno) y en el mercado de renta variable (bolsa), pero todo tiene un límite, y ayer las autoridades reguladoras para este sector determinaron que las Siefores no pueden participar en más de 4% en instrumentos referenciados a índices accionarios autorizados.

Esta media puede obedecer o responder a diversos factores, pero el más importante es proteger de posibles pérdidas a los trabajadores. Cabe recordar que los avances de la bolsa han superado las estimaciones de los analistas para este año, con base en los mejores reportes trimestrales empresariales del segundo trimestre, y ha presentado pocas sesiones de ajustes.

Claro que las ganancias que acumula la bolsa pone contento a cualquiera, pero existe el riego de que los participantes reacomoden sus carteras ocasionando una descenso en el nivel del Índice de Precios y Cotizaciones, que impacte negativamente el ahorro de los trabajadores, aunque su exposición en el mercado bursátil sea pequeña.

La otra razón que puede justificar la restricción al mercado accionario es que las autoridades están obligando a las Afores a diversificar más el ahorro, esto es que armen carteras que integren títulos que prometan un buen desempeño con el fin de la recesión.

Ayer, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores registró al cierre de operaciones un descenso de 1.08% para ubicarse en las 28,0004.27 unidades. Todo indicaría que los inversionistas tomaron utilidades después de alcanzar el viernes el nivel más alto en lo que va del año.

Sin embargo, la operación se duplicó: el volumen negociado aumentó a 451 millones de acciones equivalente a 12,385 millones de pesos, destacando el intercambio de 168.8 millones de títulos Naftrac, referenciados al IPC, esto fue el 37% de la operación del mercado.

Pese a que en el mercado se extendió la idea de que las Afores hicieron descender a la bolsa, considero que en realidad vendieron los excedentes sobre los títulos Naftrac y acciones con precios muy elevados y sin fundamento, como Elektra y compraron títulos con potencial de crecimiento, como Alsea.

Los títulos de Alsea subieron más de 8% y la fuerte demanda que presentó puede obedecer a que la emisora es atractiva por su valuación. Esto es que el precio de la acción bajó mucho a consecuencia de la crisis, a niveles por debajo de su promedio histórico, por lo que se espera que el precio presente un fuerte avance al momento de la reactivación de la economía.

Hay otras emisoras que se encuentra en esta misma situación, bajas valuaciones y que pueden representar una oportunidad de entrada, sin embargo habrá que evaluar sus riesgos. Como en otras ocasiones le he recomendado, no deje de consultar a un asesor financiero.

irasema.andres@3.80.3.65

fdm