Cumbre anticorrupción, un llamado contra la impunidad

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • hector_badillo

Por décadas, la corrupción en México ha sido perfeccionada por redes sofisticadas de servidores públicos en colusión con empresarios, políticos y líderes sociales, hasta convertirse en verdaderas estructuras que operan similarmente al crimen organizado; es decir, de manera horizontal, con departamentos independientes para asegurar que si cae algún funcionario o empresario no detenga la operación del engranaje corrupto y sus beneficios económicos fluyan sin importar que haya uno o más detenidos, quienes, al final, en los procesos legales serán defendidos y liberados por costosos despachos de abogados que son pagados con el mismo dinero producto de esa ilegalidad.

Así, este cáncer social ha penetrado en todas las estructuras sociales y los sectores políticos y económicos del país, y por eso en el gobierno justifican la corrupción como un asunto cultural, de tal manera que los órganos responsables de combatirla desde el gobierno prácticamente se declaran incompetentes o simuladores, mientras que la sociedad debe soportar esa amenaza a la dignidad humana y al desarrollo económico y productivo de un país donde la competencia es simulada en beneficio de unos cuantos que ostentan el poder.

Por eso nos llama la atención la intervención de México en la cumbre anticorrupción, llevada a cabo la semana pasada en la ciudad de Londres y con la participación de 40 países, en la que líderes de naciones desarrolladas concluyeron que la corrupción tiene sustento en el abuso de la función pública para beneficio personal, por lo que los países participantes se comprometieron a reforzar sus políticas para combatir prácticas de corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal, temas en los que México debe mucho porque esos tres delitos se practican con gran impunidad en nuestro país, con la complicidad de los responsables de la impartición de la justicia.

Ahora leo en la prensa mexicana que el representante del gobierno fue el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, quien aseguró en dicho foro que "hay un compromiso del presidente Enrique Peña Nieto por avanzar en la lucha anticorrupción a través de la promoción de reformas legales y políticas públicas, con la participación de la sociedad civil y la creación del Sistema Nacional Anticorrupción".

A dicho foro asistieron 11 jefes de Estado y de Gobierno, así como representantes de la Unión Europea, del G-20, del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, quienes dijeron comprometerse con la transparencia informativa para descubrir, prevenir y combatir el lavado de dinero asociado a la corrupción, tema en el cual México también debe mucho.

h_miguel_@hotmail.com

@Hector_Badillo