Cunde ejemplo “fifí” en San Lázaro

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

El ejemplo de la fastuosa y publicitada “boda fifí” de César Yáñez, exvocero del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y próximo coordinador de Política y Gobierno de su administración, cundió en la mayoría morenista de la Cámara de Diputados, que espera recibir 209 mil 851 pesos, entre dietas, aguinaldo y otros conceptos, por cuatro meses de tareas legislativas.

Eso volvió a obligar al próximo titular del Poder Ejecutivo federal a recordarles a los legisladores de su partido, durante su “gira de agradecimiento” por Zacatecas y Aguascalientes, que “ya hay austeridad republicana y ya no habrá ‘moches’ ni reparto discrecional del dinero del presupuesto, porque eso ya se terminó y si no saben, hay que avisarles”.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Conforme se acerca el 1 de diciembre, tanto los reiteradamente anunciados planes y programas del próximo gobierno, como las promesas y los ofrecimientos de campaña electoral del próximo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, empiezan a crujir; y algunos, de plano, ya se cancelaron y otros no tardan en seguir el mismo camino.

Casos concretos: los Foros para la Pacificación y la Reconciliación que lo fueron sólo de nombre, porque desde el primero que encabezó el tabasqueño en Chihuahua, familiares de las miles de víctimas de ejecuciones y desapariciones rechazaron rotunda y ruidosamente el anuncio de “perdón” a los responsables de esos hechos, que él ofreciera anticipadamente.

Ello, por más explicación dada por Alfonso Durazo Montaño, el propuesto secretario de Seguridad Pública del nuevo gobierno, de que la cancelación en cinco entidades federativas en las que se habían programado esos eventos obedece a la “urgencia de sistematizar todas las propuestas recogidas”.

Según el actual senador sonorense, esa “sistematización” servirá para llegar a conclusiones que permitan incorporar las voces de las víctimas, “para el diseño de una nueva política de Seguridad Pública” que habrá de presentarse “en fecha próxima”; lo que para las propias familias de las víctimas de la violencia imperante en el país, en vez de crear confianza, la disipa.

Tan generalizado y unánime fue el rotundo rechazo de todas ellas al “perdón” para quienes secuestraron, torturaron, ejecutaron, desmembraron o desaparecieron, a esposos, esposas, hijos y demás familiares, que no dudaron en manifestarlo así en presencia o no del Presidente electo y de los propuestos para su gobierno.

De eso fueron testigos en varias ocasiones, además de López Obrador y Durazo Montaño, la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y quien será subsecretario de Derechos Humanos de esa dependencia, Alejandro Encinas Rodríguez.

Por esa y otras razones no parece mera coincidencia que entre los foros programados que se cancelaron figuraran entidades en las que se han registrado los mayores índices de violencia, como Veracruz, Tamaulipas y Sinaloa.