Déficit fiscal

Narro toma posesión como secretario de Salud
Por:
  • larazon

El gobierno de Calderón registró el año pasado un déficit en sus finanzas por 274.5 mil millones de pesos; sin embargo, considerando todos sus requerimientos financieros el verdadero déficit alcanzó los 703 mil millones de pesos, 1.5 veces más.

Cuando una persona quiere conocer su situación financiera en un periodo determinado, basta restar a sus ingresos totales sus gastos. Con el gobierno sucede algo similar, aunque en el caso mexicano es atípico que se genere un superávit, es decir, que los ingresos públicos sean superiores al gasto público. Y en plena crisis, menos.

Durante el año pasado el gobierno de Felipe Calderón reportó un déficit en su medición tradicional por 274.5 mil millones de pesos, el cual fue superior en 47 mil millones al aprobado por el Congreso. Y no porque haya tenido un faltante de ingresos con respecto a lo programado, ya que los ingresos extraordinarios compensaron con creces el boquete fiscal generado por la caída en la recaudación de impuestos y en los ingresos de origen petrolero, sino por un exceso en el gasto programable, tal y como lo detallamos ayer en este espacio.

De acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para evaluar la meta de balance fiscal no se considera la inversión realizada por Pemex. Así, se puede estimar un déficit público “legal”, que durante el año pasado ascendió a 23 mil millones de pesos. Además, de acuerdo al reglamento de esta Ley se considera que el gasto neto contribuye al equilibrio presupuestario cuando el valor absoluto del déficit presupuestario es menor al 1.0% del gasto total aprobado. Este porcentaje significa 30 mil millones de pesos, por lo cual el déficit obtenido “es congruente con el objetivo de equilibrio presupuestario establecido en las disposiciones aplicables al ejercicio fiscal de 2009”.

Pero cuando se incluyen el resto de los requerimientos financieros del gobierno, como la intermediación de la banca oficial, los pasivos del rescate bancario y carretero, así como el financiamiento privado en obra pública y se excluyen los ingresos no recurrentes, el verdadero déficit fiscal se eleva a 703 mil millones de pesos.

Por ello, decir que hubo “equilibrio presupuestal” sólo es una falacia.

manuel.herrera@3.80.3.65

fdm