Della Rocca: ¿cómplice o boquiflojo?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Acostumbrado al golpeteo fácil y sin pruebas, Salvador Martínez della Rocca volvió a hacer de las suyas como secretario de Educación de Guerrero: descalificó la necropsia al maestro jubilado Claudio Castillo, en la que se determinó que murió aplastado y no por alguna acción de la Policía Federal.

“Para mí la explicación que acabo de escuchar es verdaderamente, no sé si decirte que risible o… verdaderamente no lo puedo creer. ¿Cómo decir que no murió a causa de los acontecimientos que se dieron en Acapulco?”, dijo ayer sin mostrar una sola prueba.

Si él tiene elementos para indicar que el lamentable fallecimiento del profesor fue por otras causas, su obligación como servidor público es presentar la denuncia ante las autoridades competentes. De lo contrario es cómplice…, o sólo un boca floja.

Se ablandó el Instituto Nacional Electoral (INE) ante el bloque de los siete partidos (PAN, PRD, Morena, PT, Movimiento Ciudadano, Humanista y Encuentro Social) inconformes con las decisiones autónomas del Consejo General. Bastó una semana de presiones para que les entregaran la cabeza de Alfredo Cristalinas, quien renunció ayer a la Unidad de Fiscalización.

A Cristalinas lo señalaron, principalmente los partidos de izquierda, de haber solapado excesos en los gastos de campaña de la elección del 2012, sobre todo a favor del PRI. Con su dimisión, el INE mostró un gesto hacia el bloque de los siete para que regresen a las sesiones y se reanude la normalidad en el Consejo General.

Pero ese mismo gesto se dieron un tiro en el pie, pues ya el representante del PAN, Francisco Gárate, dijo que “no es suficiente” y se abre el camino para que la izquierda, que nunca ha reconocido una derrota electoral, lo haga de nuevo, descalifique a los consejeros que ellos mismos eligieron y pida su relevo, con aquel conocido argumento de que con ellos no pueden ir a la elección del 2018.

Ya metidos en el 2018, Andrés Manuel López Obrador, el más maduro de los candidatos presidenciales, mostró otra vez lo que piensa de las leyes mexicanas. Ayer, en Jalapa, Veracruz, el líder máximo de Morena criticó el uso de la fuerza para resolver problemas sociales. En esas andaba cuando soltó la frase: “¡ya chole con ese estribillo de que la ley es la ley, que el Estado de Derecho!”. Lo dicho: ya está muy, pero muy maduro.

Detallazo de los senadores, al anunciar que como medida de austeridad se reducirán el salario nada más y nada menos que cien pesotes. Así que ahora cobrarán 117 mil 500 pesos y no 117 mil 600. Y ya no habrá en el Senado café para visitantes, lunch, ni bocadillos ni vinos de honor en eventos públicos.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp