Demasiado Bronco para Calderon

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Resintió el ex presidente Felipe Calderón el insulto que le propinó el candidato independiente al gobierno de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco. El ex mandatario se olvidó de que las campañas políticas son todo menos limpias y al meterse al ruedo comparando al ex priista con AMLO, por aquello de que “es un peligro”, tocó una puerta que se abrió de inmediato para endosarle el calificativo de borracho (pedo, fue el término).

Por eso, ayer, en su cuenta de Twitter, Calderón exigió respeto y tolerancia, y ya sin referirse por su nombre a El Bronco, mostró que le dolió el calificativo que ya le había colgado en 2011, aún como Presidente, el entonces diputado Gerardo Fernández Noroña. “Quien ante un tema serio insulta, ofende y agrede, revela su verdadero perfil de intolerancia. Cuando tienen el poder se vuelven dictadores”, escribió.

Es el costo de subirse a la campaña política para empujar a algunos candidatos del PAN que le son afines, y por eso debe asumir las consecuencias. Por algo, otros ex presidentes no se enrolan en mítines ni actos de campaña, porque el que busca encuentra, y Calderón ya se topó con El Bronco…, y sus insultos.

+

Cero y van dos veces que el líder de la bancada de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, dice a los cuatro vientos que por supuesto le gustaría ser el presidente nacional de su partido. “Para mí sería un enorme privilegio el ser considerado, como muchos otros priistas con suficientes méritos, como para ser presidente del Comité Ejecutivo Nacional en un futuro”, dijo ayer en Querétaro.

Y ese futuro es septiembre próximo: Beltrones termina su periodo como diputado federal y a la nueva legislatura llega el actual dirigente nacional priista, César Camacho Quiroz. Es el mejor momento para hacer el enroque y poner al sonorense en un lugar de su tamaño.

Sobre todo porque pasadas las elecciones del 7 de junio, el PRI debe prepararse para la presidencial del 2018 y necesita de alguien con oficio político de verdad para esa tarea. La otra opción es que los que deciden en el PRI hagan oídos sordos a lo que aspira Beltrones, pero eso implica un riesgo para el partido. Un riesgo grande.

+

Ganó una batalla ayer Marcelo Ebrard: en su desesperación por obtener fuero para enfrentar eventuales procesos penales en su contra por el desfalco de 45 mil millones de pesos en la fallida Línea 12, ideó inscribirse ante el INE como suplente del candidato a diputado plurinominal del Movimiento Ciudadano, René Cervera, su ex subalterno, para que le entregue la curul una vez empiece la legislatura. Un juanitazo, pues.

Falta, sin embargo, la batalla final en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pues el PVEM impugnará el plan Juanito de Marcelo y los magistrados, que ya resolvieron una vez que Ebrard hizo trampa para ser titular de la candidatura, tendrán de nuevo el asunto en sus manos, pero ahora por ser suplente.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp