Dinero bueno al bueno

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mauricio Flores

El aumento del gasto en infraestructura en 8.2 por ciento en el primer trimestre del año, que registró la SHCP de Luis Videgaray, no reflejó aún el anunciado recorte presupuestal de 120 mil millones de pesos… pero como será patente en los próximos meses, la SCT, que lleva Gerardo Ruiz Esparza, identificó una decena de carreteras estratégicas que originalmente se harían con recursos públicos y que ahora se ejecutarían en Asociación Público-Privada, ampliaciones y concesiones.

Se trata de obras como el Libramiento a Ciudad del Carmen, la autopista Jala-Puerto Vallarta, Libramiento Puerto Vallarta y el tramo Puerto Vallarta-Guadalajara-Tepic; la autopista a Ixmiquilpan y el periférico Córdoba-Veracruz; en el esquema de la ampliación de concesión entran el Libramiento Valladolid-Playa del Carmen, que opera ICA de Alonso Quintana, la Durango-Torreón encomendada a Coconal de Héctor Ovalle y el Arco Norte de San Luís Potosí que hizo Grupo Valoran de Vicente Rangel. Varias de estas obras son compromisos presidenciales de Enrique Peña, por lo que tanto en SCT como en Banobras, a cargo de Abraham Zamora, se elaboran los esquemas APP para hacer infraestructura en época de petróleo flaco.

 Veracruz, bursatilizar nómina. Pues que entre las soluciones que Tomás Ruiz, nuevo secretario de comunicaciones de Veracruz, para cubrir adeudos estimados en unos 30 mil millones de pesos a constructores de infraestructura, está la de bursatilizar el Impuesto de dos por ciento a Nóminas por un período de cinco años. A ver si así la administración de Javier Duarte libra las presiones de cobranza que tienen angustiado —y muchas cuentas por cobrar— al gremio agrupado en la CMIC, que preside hoy Gustavo Arballo.

 En puerto seguro. Quien mantiene firme el timón del negocio es José Serrano Segovia: los resultados financieros de TMM en el primer y complejo trimestre del año al obtener ingresos por 713.7 millones de pesos, con un flujo de efectivo de 83.4 millones, destacando el negocio marítimo con un margen de 44.5 por ciento al utilizar —ante las oportunidades que ya genera la Reforma Energética— al 92 por ciento su flota de naves abastecedoras.

 ¿Tipo de cambio o cambio de tipo? Pues sí, las cosas pintaron tan bien a Volaris en el primer trimestre del año por la reducción en el costo de la turbosina al punto de que dio la vuelta a los números rojos del mismo período del 2014 y obtener una ganancia de 306 millones de pesos, no se entiende porqué “le dieron cuello” a su director de operaciones, Jaime Nides. Vaya, esa decisión no parece responder a que el arrendamiento de aviones subió 12.8 por ciento por la devaluación del peso frente al dólar; de hecho, la versión en la industria respondió a una serie de problemas administrativos y de gestión de Volaris en Los Ángeles (las autoridades aéreas de EU no vuelan bajito) y que por ello fue defenestrado de la firma de Enrique Beltranena.

mflores37@yahoo.es

Twitter: @mfloresarellano