Jueves 26.11.2020 - 00:24

Discutirá Congreso paquete económico

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

Superada la parálisis en la Cámara de Diputados con la elección de la Mesa Directiva y el compromiso de la bancada priista de presentar al Senado una iniciativa idéntica a la remitida por el Presidente Enrique Peña en noviembre del año pasado para eliminar el pase automático del titular de la PGR a la Fiscalía General, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, entregó en San Lázaro el Paquete Económico 2018.

Dijo que el contenido de éste —Ley de Ingresos, Presupuesto de Egresos y Criterios Generales de Política Económica— prevé un crecimiento económico de entre 2 y 3 por ciento; un tipo de cambio de 18.10 pesos, menor al de este año que se estimó en 18.70; una producción de petróleo de un millón 983 mil barriles diarios y recortes a la SCT y a Sagarpa.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Después de recorrer las zonas afectadas por el sismo de la medianoche del jueves y la madrugada del viernes pasado, convivir y escuchar a las víctimas que le demandaron ayuda, el Presidente Enrique Peña ordenó a todas las dependencias acudir de inmediato en auxilio de ellas y, ante la magnitud de los daños en las entidades del sureste, decretó tres días de luto nacional.

Loable, la tarea de los integrantes de las Fuerzas Armadas que de inmediato acudieron a los municipios afectados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, para auxiliar a las miles de familias cuyas casas se desplomaron y causaron decenas de víctimas.

Significativa también la prontitud con la que la señora Angélica Rivera de Peña, esposa del Ejecutivo federal y sus hijos, así como personal del DIF nacional, se trasladaron a las zonas dañadas para participar también en las labores de ayuda en el traslado y entrega de víveres a los damnificados.

Los más obligados a acudir en ayuda de las familias de los municipios oaxaqueños del Istmo de Tehuantepec, como Juchitán e Ixtepec, y en los de otros estados del sureste, deberían ser los exgobernadores que al dejar los cargos salieron enriquecidos, que poco o nada hicieron por ellas y que hoy lo perdieron todo.

Algunos de esos exmandatarios aún desempeñan cargos públicos o andan en busca de ellos, convencidos como están en “el país del no pasa nada”, nada les ocurrió en su momento y hoy disfrutan sus fortunas malhabidas, mientras los habitantes de las entidades que gobernaron se quedaron sin nada.

A pesar de la recomendación a gobernantes, dirigentes y legisladores de partidos políticos a no politizar ni convertir en bandera la ayuda que se les brindará a los damnificados por el sismo, algunos comenzaron a ofrecer cuanto se les ocurre para supuestamente ganar simpatía, apoyo y votos.