Dos cambios, solo dos

Pide PRD informe sobre nuevo reglamento de tránsito
Por:

La lluvia de conjeturas acerca de cambios y remociones en el gabinete, usuales en esta época del año, no tiene asidero. O por lo menos los movimientos no van por donde se ha especulado.

Lo cierto es que muy pronto se anunciarán dos cambios y nada más, por ahora.

Salen del gabinete presidencial el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, y el director General de Petróleos Mexicanos, Jesús Reyes Heroles.

Ojalá sea para bien, pero no deja de ser una mala noticia que ambos se vayan porque fueron víctimas de fuego amigo.

La salida de Medina Mora se da en un contexto de desgaste de varios años al frente de las áreas de seguridad del país, y es natural que los adversarios del gobierno y los que desean que éste fracase le hayan puesto piedras a Medina Mora.

Al final de su ejercicio, este honrado e instruido servidor público se quedó con una Procuraduría sin dientes, es decir, sin policías a los cuales comandar.

Es cierto que desde el inicio de la administración se dieron diversos roces con el titular de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

No podía ser de otra manera. El pésimo diseño institucional creado en la administración del presidente Fox para el área de seguridad hace que los pleitos sean inevitables en esa corporación.

Basta recordar que el primer secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero, quiso meter a la cárcel a García Luna y a su equipo, que estaban en la PGR.

Así es que, aunque pongan como titulares de la PGR y de la SSP a dos hermanos gemelos, éstos terminarán en conflicto.

Medina Mora soportó fuego amigo y enemigo, y sale por agotamiento.

Distinto es el caso de Jesús Reyes Heroles, aunque también dejará el gabinete minado por el fuego amigo.

Le pusieron como director corporativo de Administración a Rosendo Villarreal, con quien no tiene buena relación.

A Reyes Heroles no le gusta la manera de trabajar de Villarreal y así se lo hizo saber al Presidente.

Por otra parte, el director de Pemex resintió la falta de compañerismo del secretario de la Reforma Agraria, Abelardo Escobar Prieto, quien no quería que la nueva refinería se hiciera en Hidalgo y trató de boicotear la decisión.

El titular de la Reforma Agraria mandó gente de segundo nivel a auxiliar a Hidalgo para poner al día los terrenos que recibirán a la nueva refinería.

La queja de los hidalguenses es que sólo hasta el final del proceso Abelardo Escobar mandó un subsecretario para acelerar los trabajos.

Escobar, por agenda partidista u otra razón desconocida, quería que la refinería se instalara en Guanajuato, cuando todas las ventajas estaban en Hidalgo.

Lástima que se va Reyes Heroles. Y, sobre todo, que se vaya por fuego amigo.

Los demás funcionarios pueden estar tranquilos, por ahora.

phl@3.80.3.65

fdm