Ebrard se enreda con su propia casa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

En un verdadero entuerto metieron a Marcelo Ebrard con el tema de la casa que renta al socio de su hermano Enrique Camilo.

La historia de por sí es complicada: en 1987 el GDF pactó comprar el inmueble al periodista Jorge Saldaña, entonces propietario, pero en 2011, siendo jefe de Gobierno Ebrard, el gobierno se retractó a cambio de un millón de pesos, para que el dueño la vendiera en 19 millones a la empresa Enalser, ligada a su hermano, que la restauró y ahora la renta por 80 mil pesos mensuales al candidato a diputado suplente.

Ebrard se enganchó y ayer, desde Washington, se pasó todo el día tratando de aclarar en entrevistas de radio y una carta enviada a Milenio Diario (que publicó la noticia) que no hay conflicto de intereses en el asunto. Cayó redondito y ahora esa casa que renta en la colonia Roma lo mantendrá ocupado por algunos días, tal vez los suficientes para dar tiempo a que el TEPJF resuelva las tres impugnaciones a su candidatura.

+

En el INE no salen de una cuando ya se metieron en otra, y en otra más. Ahora salió a relucir el gasto de 100 millones de pesos mensuales que eroga en 134 asesores, que hacen el trabajo por el que ya se paga, entre 151 mil 855 y 183 mil 199, pesos al mes a cada uno de los 11 consejeros electorales.

Resulta que en las oficinas de estos consejeros, hay entre nueve y 15 asesores que, a cuyos sueldos se destinan cada mes entre medio millón y 960 mil pesos, por supuesto pagados con el erario que se nutre de nuestros impuestos. Y que esos asesores solucionen problemas está por verse, pues el INE tiene encima más problemas de los que resuelve.

Por ejemplo: su inmovilidad ante la campaña presidencial anticipada de AMLO, que ya le mereció el reclamo de la mayoría de los partidos, y el PRD y el PVEM ya acusaron al pleno del Consejo General ante el TEPJF de desacato por haber inscrito a Marcelo Ebrard como candidato a diputado plurinominal suplente.

+

Con la mano en la cintura la Sección 22 de la CNTE acordó adelantar 44 días el fin del ciclo escolar en la entidad, en protesta porque no les han concedido la liberación de cuatro secuestradores. En asamblea que realizaron el fin de semana, los integrantes de ese gremio aprobaron cortar clases el 1 de junio, cuando el calendario oficial de la SEP marca el 14 de julio como el fin del periodo escolar.

Otra vez, los alumnos son las víctimas de estos chantajes. La CNTE cerrará las 13 mil escuelas de la entidad, dejando a los estudiantes con cursos incompletos. A Oaxaca le costaría 33 años alcanzar los niveles educativos actuales del Distrito Federal, y con estas acciones sus maestros los condenan aún más a una vida de miseria. Porque les interesan más cuatro secuestrados que un millón 300 mil alumnos.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp