Ebrard y we’ll always have Paris

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Rubén Cortés

Marcelo Ebrard no regresó ayer de París para anunciar su campaña como aspirante a la candidatura presidencial por Movimiento Ciudadano en 2018. Antes de irse, el domingo, prometió que aquí estaría el jueves. Pero no vino… Y quizá no venga por un tiempo.

Su operador, Agustín Guerrero, dijo que Ebrard había viajado sólo tres días a la capital francesa, molesto, porque el Tribunal Electoral le retiró el registro como candidato a diputado plurinominal: “Sólo fue a descansar y cavilar. El jueves estará con nosotros para lanzar su candidatura presidencial”.

Pero su jefe lo hizo quedar mal: informó ayer que tomó París como base de operaciones para luchar por la candidatura que le retiraron en… México, y le quita la posibilidad de tener fuero constitucional ante un eventual proceso judicial por el desfalco de 45 mil millones de pesos en la Línea 12 del Metro.

Dice Ebrard que desde París se moverá a Ginebra para interponer un recurso ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, y luego a Washington, donde solicitará que la Corte Interamericana de Derechos Humanos dicte medidas cautelares para que pueda ser diputado.

Sin embargo, eso es incierto: Ebrard salió de México porque no quiere permanecer aquí sin fuero constitucional. Él sabe que ningún organismo internacional puede devolverle la candidatura que perdió por participar en dos procesos internos a la vez para ser diputado: en el PRD y en MC.

Ebrard violó el artículo 227 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que señala que ningún ciudadano podrá participar en procesos de selección interna en dos partidos de forma simultánea, y quedó acreditado que en el caso Ebrard participó en ambos procedimientos.

El propio Ebrard admitió ayer que desde su partida era consciente de que fuera de México no resolvería un cacahuate:

—“En Ginebra ya me lo aclararon, no pueden ellos dictar medidas cautelares, pero sí se va a integrar lo que ha sido la actuación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en México”.

—“En Washington no sé si lo vayan a resolver a mi favor, porque México es parte de la Organización de Estados Americanos, y seguramente va ser una tremenda presión para que esto no ocurra”.

¿A poco Ebrard no sabía desde antes que en Ginebra y Washington le darían calabazas? ¿No que es muy inteligente y se las sabe todas en política?

Cualquier abogado de la quinta colada le podría haber explicado eso sin hacerlo que gastase tanto dinero yendo a Europa y Estados Unidos.

Como sea, en un mes no resolverá nada y ya no será diputado. Pero como Humphrey Bogart en Casablanca: “We’ll always have Paris”.

Y a lo mejor por unos meses.

ruben.cortes@3.80.3.65

Twitter: @ruben_cortes