Martes 29.09.2020 - 01:08

EDITORIAL

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

En una medida a favor de la decencia editorial y el debate instruido, el periódico La Razón decidió suprimir desde hoy los foros de opinión en su página web. Ello responde a que la generalidad de los comentarios que reciben nuestros columnistas y articulistas, transgreden los cánones de la libertad de expresión basada en la tolerancia y el respeto a los demás.

La mayoría de esos textos (por llamarlos de alguna manera) que llegan a los foros de opinión de La Razón, violan también el requisito fundamental fijado por el Código de Ética de esta casa editorial, que es el de responsabilizarse por las opiniones publicadas.

Cuando tomó la decisión de abrir los foros en su portal, La Razón confió en la responsabilidad de los usuarios y, sin prejuzgar sobre la calidad de los comentarios de éstos, asumió que contribuirían a generar un debate constructivo y hasta líneas informativas útiles para la opinión pública.

Así, para publicar un comentario en nuestros espacios, los únicos requisitos fueron registrar un correo electrónico y no hacer señalamientos difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos, que aludieran a la vida privada de las personas o fueran discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.

También, que los comentarios no fueran excesivamente largos, ajenos al tema de discusión, que implicaran un intento de suplantación de identidad o que reprodujeran material escrito por terceros sin el consentimiento de aquellos o fueran simple publicidad.

Desafortunadamente, quienes participaron nunca cumplieron con lo anterior y esta casa editorial cree que es una falta de respeto a sus lectores serios darle cabida en sus espacios a quienes insultan, difaman, agreden, injurian, lastiman, lesionan las reglas básicas de una comunicación civilizada.

Pero, aun cuando eliminamos los foros de opinión de nuestra página electrónica, queda abierto, como mecanismo de retroalimentación lector-autor, el correo electrónico de quienes firman en nuestras páginas.