El 68 conspiracion comunista

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Título del libro de Arturo Martínez Nateras sobre el movimiento estudiantil de 1968, que se inició un 26 de julio y fue reprimido el 2 de octubre de ese año. (2011, UNAM Editorial. 368 pp.).

“68 fue una conspiración comunista”, fue la acusación de un régimen que rompió con su pueblo y por eso es recordado Gustavo Díaz Ordaz. “Fue una acción del comunismo mundial y de México”, tratando de desacreditar ese movimiento espontáneo que surgió de la necesidad del cambio en este país, hasta la fecha el 68 sigue tomándose como referencia del inicio de la transformación paulatina del Estado en sentido democrático.

Cada año se grita “Dos de Octubre no se olvida”, cuando ya quedó rebasado por la realidad. Unos marchan sin saber las demandas, otros viven de eso, grupos de lumpen que agreden y roban.

Las demandas fueron:

1.- “Libertad a los presos políticos”, centralmente Valentín Campa y Demetrio Vallejo.

2.- “Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiola Cerecero, así como también el teniente coronel Armando Frías”. Ellos dirigieron la represión a dos marchas estudiantiles que confluyeron en Av.

Juárez y San Juan de Letrán (ahora Lázaro Cárdenas), así reportó Fernando Gutiérrez Barrios, de la Dirección Federal de Seguridad. Una en solidaridad con el pueblo de Vietnam y la Revolución cubana y otra de estudiantes politécnicos que protestaban por la represión policiaca que sufrió la Vocacional núm. 5 y la escuela Isaac Ochoterena. La calle unió esas marchas y fuimos golpeados al querer llegar juntos al Zócalo uniendo las demandas.

3.- “Extinción del cuerpo de granaderos, instrumento directo de la represión y no creación de cuerpos semejantes”. Después supimos que el gobierno del entonces DF estaba formando grupos de represión: “los halcones” que asesinaron a estudiantes y rompieron la marcha por las libertades democráticas el 10 de junio de 1971.

4.- “Derogación del artículo 145, 145 bis del Código Penal federal”. Ése era el instrumento legal para que los gobiernos pudieran detener a cualquier adversario. Se les acusaba de disolución social.

5.- “Indemnización a los familiares de los muertos y los heridos que fueron víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante”.

6.- “Deslinde de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de policías, granaderos y Ejército”.

No olvidemos que por orden del gobierno, el Ejército tiró la puerta colonial de la preparatoria 1 con un bazucazo.

Citas del mismo libro: Joel Ortega Juárez dijo que “el Movimiento fue una fiesta libertaria aplastada salvajemente por la violencia del Estado”.

Marcelino Perello: “El confort, que no el bienestar, cubre hoy los restos de aquel sueño libertario”.

ramon_sosamontes@yahoo.com.mx

Twitter: @Sosamontes