El camino del triunfo para Trump

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • juanpablol-columnista

La amenaza pasó a ser una realidad, y la candidatura de Donald Trump es un hecho en el Partido Republicano. Luego de 11 meses de campaña, el partido cedió ante los votantes y la poca capacidad de Ted Cruz, John Kasich, Jeb Bush o Marco Rubio para contrarrestar el avance que ni los medios ni los gobiernos tomaron en serio, hasta que sucedió ante los ojos de todos.

A pesar de que Trump entra con una popularidad y aprobación históricamente baja a la elección presidencial contra Hillary Clinton, nunca hay que subestimar la capacidad de Hillary para perder una elección -elección de 2008 contra Obama- ni la capacidad de Trump para ganar contiendas. A pesar de que Hillary se encuentra en promedio 10 puntos porcentuales por encima de Trump en las preferencias electorales, lo cierto es que Trump llega con una base emocionada y ampliada, y Hillary con problemas de desgaste en imagen y dinero por la contienda que no puede terminar de librar contra Bernie Sanders.

Aunque la operación cicatriz dentro de ambos partidos parece una tarea complicada, lo parece más en el republicano. Las palabras de Paul Ryan, los Bush y John McCain rechazando, por el momento, la nominación de Trump como candidato, dejan en claro lo complicado que será para El Donald convencer a la cúpula partidista de ser un autentico conservador que empata con las ideologías que conforman la plataforma social-económica-electoral del partido. Para Hillary, el apoyo republicano será histórico ante la desbandada de miembros decepcionado con la dirección que ha tomado el futuro de la base.

Una vez superados los problemas internos, existe un escenario en el que se presenta la posibilidad de llegar a la Casa Blanca para el empresario y aplicar las medidas que tanto ha prometido en su campaña, por demagógicas y disparatadas. Las probabilidades que el neoyorquino tiene de ganar son únicamente del 21 por ciento. CNN le da a Clinton un 79 por ciento de oportunidades de ganar.

Si bien Trump se enfrenta a una batalla cuesta arriba, para ganar la Casa Blanca, tiene que ganar todos los estados que ganó Mitt Romney en 2012, 206 votos electorales, más 64 para llegar a la marca de 270 votos electorales.

Hay cinco estados que podrían ser la clave para la victoria: Florida, donde Trump tiene bienes raíces y aplastó a Marco Rubio en la primaria luego de haber derrotado a Jeb Bush. Otro estado necesario es Ohio, ningún republicano ha ganado la Casa Blanca sin ganar Ohio, y desde 1960 el Estado tiene un registro perfecto de ir con el ganador nacional y Pennsylvania, que nunca ha votado por un republicanos en la carrera presidencial desde 1988, pero el estado incluye muchos de los votantes de la clase trabajadora blanca que son los más fervientes partidarios del magnate.

Así como descartaban a Trump en un principio para ganar la nominación, lo están descartando para la presidencia. Las opciones están y son reales; mientras México, su comercio y la relación bilateral se mantendrán como el eje de campaña.

juanpadeleo@me.com

Twitter: @juanpadeleo