El clima desafía a Bernanke

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

El mercado financiero local cerrará una semana positiva guiado por las decisiones de la Reserva Federal estadounidense, no obstante, el alza en el precio de los alimentos se convierte en un riesgo para la economía, un factor que está lejos de las manos de Bernanke.

Desde el año pasado comentaba en este espacio que el precio las materias primas mantenía una tendencia alcista de largo plazo, que inició en 2008, con la expectativa de prolongar su rally ante el desequilibrio entre la oferta y la demanda.

A pesar de que los bancos centrales de Estados Unidos y México minimizaron el efecto sobre la inflación en el año pasado y en este consideran que será pasajero, el alza en precios ya se refleja en la economía de las familias.

Ayer, el Departamento de Comercio de Estados Unidos presentó la primera estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), en 1.8 por ciento anual en el primer trimestre del año (menor a lo esperado de 2 por ciento), después de una expansión de 3.1 por ciento en el cuarto trimestre de 2010.

La razón es que los estadounidenses tuvieron que reducir su gasto en el consumo de alimentos y gasolina por el fuerte incremento de sus precios. La demanda de las familias en el cuarto trimestre del año pasado aumentó 4 por ciento y en este trimestre fue de sólo 2.7 por ciento.

El jueves comentaba que la Fed redujo sus estimaciones de crecimiento del PIB en 2011 a un rango de 3.1 a 3.3 por ciento, desde un previo de 3.4 a 3.9 por ciento, destacando, precisamente el avance en el precio de las bebidas, los alimentos y la gasolina.

Estoy de acuerdo con las medidas monetaristas que incentivan el consumo a través del crédito barato, sin embargo las familiar que han visto reducir sus ingresos naturalmente toman decisiones priorizando necesidades, donde los alimento están al inicio de la lista del supermercado.

Como dije, el alza en el precio de los alimentos se debe a un desequilibrio entre la oferta y la demanda donde las condiciones adversas del clima juegan en contra de la oferta.

Recordemos que en el año pasado los campos de Rusia enfrentaron una fuerte sequía que provocó la pérdida total de la producción de trigo, y en consecuencia el aumento en la demanda del maíz y la soya, con la consecuencia de una fuerte reducción en los inventarios estadounidenses a niveles mínimos de 15 años.

Para este año, los agricultores de Estados Unidos aumentaron las áreas de siembra, pero el intenso invierno y las lluvias de marzo-abril limitaron la cosecha del trigo de invierno y retrasaron el inicio de la siembra de maíz de primavera, lo que anticipa que el comportamiento de los precios de los alimentos seguirá siendo alcista por lo menos en este año.

Si bien el alza en precios de alimentos no se refleja en un índice general de inflación, es claro su efecto negativo en la economía. y lo mismo puede sucer en México.

 Débil reporte de Telmex. En el primer trimestre de 2011, los ingresos de Telmex bajaron 3.6 por ciento anual derivado del recorte de servicios locales, de larga distancia y de interconexión de 6.7, 2.8 y 16.8 por ciento, respectivamente, que fue medianamente compensado por los negocios de datos con un alza de 7 por ciento. La utilidad neta fue de 3,758 millones de pesos para el periodo, que se refleja una ganancia por acción de 0.21 pesos, 16 por ciento menor con respecto al mismo periodo del año previo.

Por otra parte, los accionistas de Telmex acordaron el pago de un dividendo en efectivo por 0.55 pesos por título, en cuatro exhibiciones pagaderas a partir del 16 de junio.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres