El derecho a la vida es el derecho más importante

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:
  • antoniof-columnista

“Los derechos de todos los hombres

son disminuidos cuando los derechos

de un hombre son amenazados”.

Jhon F. Kennedy

El derecho a la vida es indudablemente el bien jurídico protegido más importante, pues de ello depende la propia permanencia del ser humano, no se puede concebir ningún otro derecho sin primero respetar el derecho a la vida, pues todos los demás son consecuencia de este derecho, como son el derecho a la salud, al trabajo o a la propiedad, quedando en un segundo orden.

Por lo anterior la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo tercero establece, que todo individuo tiene derecho a la vida, asimismo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos señala en su artículo sexto, que el derecho a la vida es inherente a la persona humana. Por su parte la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en varios artículos que la vida humana es lo más importante a tutelar, aunque no lo haga de una forma clara y directa.

Por todo lo anterior, no se entiende por qué el Gobierno Federal y los gobiernos locales no han otorgado al derecho a la vida la importancia que tiene, y se pierden únicamente en cuestiones económicas, y tal vez por ello en casi todas las estadísticas de homicidios estos han aumentado alarmantemente, sin que haya un plan integral para disminuirlos.

El INEGI recientemente publicó sus estadísticas sobre el número de homicidios, y estos suman del año 2013 al año 2017 ciento diecisiete mil, en solo cinco años ya rebasaron a los muertos del sexenio anterior, que fueron noventa y cinco mil seiscientos cuarenta y seis, mientras que a este sexenio todavía le falta sumar los del último año de gobierno, los cuales siguen a la alza y podemos alcanzar cifras escalofriantes. Con ello podemos ver que la tasa de homicidios aumentó, mientras que en el sexenio anterior estaban en 22 homicidios por cada cien mil habitantes, hoy están en 24 homicidios por cada cien mil, y aún las alarmas en los gobiernos no se encienden, ya que están concentrados en las campañas políticas.

Como la vida es indudablemente lo más importante que debe proteger un gobierno, y en el presente gobierno es una batalla perdida, solo cabe esperar y exigir a los candidatos a la presidencia que nos presenten sus planes para detener la ola de violencia y muerte, cómo le van hacer para disminuir la tasa de homicidios, ya que desde finales del gobierno de Vicente Fox, pasando por el de Felipe Calderón, hasta llegar al de Peña Nieto el número de muertos ha ido aumentando, sin que haya habido una estrategia exitosa en ninguno de estos gobiernos. Es tiempo de que los ciudadanos y las organizaciones civiles exijan a los candidatos a la Presidencia de la República sus planes concretos para protegernos de la muerte que ronda en todas partes.