El dilema del Corredor Chapultepec

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

En los últimos días se ha dado una interesante discusión en torno al Corredor Cultural Chapultepec (CCChapultepec), en la que periodistas, urbanistas, historiadores y arquitectos han participado.

El intercambio deberá servir no sólo para escuchar voces encontradas, sino para enriquecer el proyecto que pretende, a través de una asociación público-privada, recuperar una zona abandonada, con problemas de transporte, movilidad, basura e inseguridad, como Chapultepec.

El CCChapultepec me fue presentado hace unas semanas, junto a un grupo de intelectuales, académicos y periodistas. El proyecto fue explicado por el titular de ProCDMX, Simón Levy. Con la presentación, vino la invitación a participar en el Consejo Rector del proyecto —posición honoraria—, con la posibilidad de nutrirlo, criticarlo y revisarlo paso a paso. Acepté. Además de vecino de la zona, por lo menos tres veces por semana transito a diferentes horas por el tramo que contempla la obra, que va de Lieja a la glorieta de Insurgentes. Lo hago en automóvil y en bicicleta. Esos casi dos kilómetros son un suplicio. La suciedad y el abandono, el ambulantaje están a la vista.

No hace falta ser un genio para saber que la zona colapsó. Una avenida que tendría que unir dos zonas emblemáticas e históricas, como la Roma-Condesa y la Juárez, no sirve más que de barrera y maltrata al peatón y al ciclista.

Sobre el proyecto he leído propuestas y críticas. No las enumeraré, creo que quien mejor las ha expuesto es Onésimo Flores (@oneflores en twitter): Dudas razonables sobre el Corredor Cultural Chapultepec (http://www.animalpolitico.com/blogueros-ciudad-posible/2015/08/20/dudas-legitimas-y-razonables-sobre-el-corredor-cultural-chapultepec/).

Pero también me he topado con textos viscerales que descalificaron el proyecto antes de conocerlo o que argumentan con medias verdades, como que se va a “privatizar” Chapultepec, se hará de la avenida un “centro comercial”, se “modificarán usos de suelo” y se “talarán cientos de árboles”. Los más despistados, incluso, afirman que se “construirá un estacionamiento subterráneo”.

No me parece que se trate de “privatizar”. La mayor zona comercial toca al predio que hoy la SSP ocupa como estacionamiento. Ahí habría un centro comercial, el cual financiará 80% del proyecto. A nadie se cobrará por caminar Chapultepec, mucho menos se necesitará ir de shopping para pasar por ahí, andar en bici o utilizar Internet gratuito. Si el espacio público pasará de 9 mil 800 m2 a más de 60 mil m2 de áreas verdes —sería el parque lineal elevado más grande de América Latina—, culturales y recreativas, no veo la privatización. Mucho menos si el gobierno capitalino lleva ganancia sin aportar un peso y sin endeudar a la ciudad.

Lo de “los cambios de usos de suelo” y la “tala de árboles” no tiene ni pies ni cabeza. Si así fuera, con toda claridad lo digo, no habría aceptado participar en el Consejo. El CCChapultepec no contempla cambios al uso de suelo, ni nuevas edificaciones; da prioridad al peatón y a la bicicleta, además de considerar el Metrobús y reducir carriles para vehículos. Tampoco habrá “tala”; se plantarán árboles en una proporción de 7 a 1 e incluso se podrán “adoptar” para protegerlos.

Si a lo anterior sumamos que el eje serán la cultura y el arte, y que se construirán una biblioteca digital, un centro de educación a distancia y un museo, me resulta difícil no simpatizar.

Con todo y todo, no creo en los apoyos a ciegas ni en los SÍ o NO rotundos.

De poco ayudan para contrastar ideas. Ojalá sean sumadas a la discusión más voces y se perfeccione el CCChapultepec. Que se alcance lo posible de lo deseable –así pasa en lo público–. Porque en algo están de acuerdo tanto críticos como defensores: Chapultepec no debe seguir así.

  Off the record Hablando del CCChapultepec, el que está decidido a echar abajo el proyecto es el diputado electo de Morena Alfonso Suárez del Real. El problema es que entre vecinos y organizaciones pocos toman en serio a quien como dice una cosa, dice otra. ¿Cómo olvidar que como funcionario del Metro fue impulsor del aumento a la tarifa en el boleto y ya como legislador electo se comprometió a bajar el precio de nuevo a $3?... A propósito de Suárez del Real, ingenuos son los que creen que se manda solo. Todavía tiene jefe: Joel Ortega.

 En boca cerrada... “Vamos a tomar medidas en serio para poner al partido en sintonía rumbo al 2018”

El reelecto presidente del PAN DF Mauricio Tabe dijo que (ahora sí) hará todo por evitar que su partido sufra (otra vez) un descalabro electoral. Ya tuvo un periodo como dirigente y las cuentas que entregó fueron desastrosas: el PAN capitalino cayó este 2015 a su peor votación en la ciudad.

Twitter: @MLopezSanMartin