El golpe a Lorenzo Cordova

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Julián Andrade

A los árbitros electorales les suele ir mal. Es uno de los costos del diseño institucional y de las venganzas que suelen cobrar los partidos perdedores.

Luis Carlos Ugalde y Leonardo Valdés lo sufrieron en carne propia y constataron que la inmovilidad que les otorgaba la ley no era sino un eufemismo.

Lorenzo Córdova, el consejero presidente del INE, se metió en un enredo mayor por comentarios que hizo, burlándose de indígenas, en una llamada privada, que fue intervenida de modo ilegal el 24 de abril.

Ofreció disculpas “francas” por su lenguaje y recordó que sus actividades como académico y servidor público se han caracterizado por la defensa de los indígenas y de toda minoría.

Sería ingenuo el no colocar a la difusión de la grabación como una estrategia para golpear al INE cuando faltan sólo semanas para la jornada electoral.

Córdova, a estas alturas, es un consejero incómodo porque actúa con autonomía. Quienes creyeron que sería un funcionario sencillo y dócil se equivocaron.

Lo hicieron porque no lo conocen y no analizaron su formación ni su trayectoria, en particular con José Woldenberg, el único presidente del IFE que terminó en los tiempos estipulados por encargo.

El INE está tomando decisiones, con multas millonarias y tratando de darle cauce a una reforma que fue caótica desde su concepción. La ausencia de claridad sobre topes de campaña de candidatos independientes es un ejemplo.

Lo alarmante es que estemos metidos de lleno en una espiral de destrucción política que al final no traerá nada bueno.

Vamos, el 7 de junio por la noche se requerirá de un INE fuerte que haga frente a las denuncias de fraude que ya están anunciadas.

Quienes más lamentarán lo que ahora ocurre serán los que obtengan mejores resultados. Ésa es nuestra historia y al parecer tampoco cambiará en esta ocasión.

La debilidad institucional que padecemos se explica, en alguna medida, por la falta de respeto en las autoridades y más aún en las que gozan de autonomía constitucional.

Córdova cometió un error, pero fue víctima de espionaje y eso es un delito.

Además, el consejero presidente del INE es garantía de una conducción adecuada, entre otras cosas por las convicciones democráticas que lo caracterizan y porque es de los que están empeñados en construir un país mejor.

Si queda prudencia, habría que dar vuelta a la página para concentrarse en los desafíos de los próximos días y en particular del día después de las votaciones, que suele ser bastante complicado.

julian.andrade@3.80.3.65

Twitter: @jandradej