El gran momento esta por llegar

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

El 17 de septiembre es una fecha determinante para el mercado financiero, es la fecha en la que se piensa que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunciará el primer incremento a su tasa de interés de referencia.

Ya han transcurrido muchos meses esperando se dé la normalización de la política monetaria de Estados Unidos y la probabilidad indica que podría ser en la siguiente reunión de Mercado Abierto, en septiembre, cuando la Fed eleve su tasa de interés, clave por primera vez en más de 9 años.

Una decisión así confirmará la salud y crecimiento sostenido de la mayor economía del mundo, y nuestro mayor socio comercial, y eliminará el nerviosismo de los inversionistas por el comportamiento futuro del costo financiero alrededor del mundo.

Es importante saber que el primer incremento en tasas de referencia por parte de la Fed no será drástico al principio, es probable que sea menor/igual a 0.25%, y también que a partir de dicho incremento vendrá un periodo corto de mayor volatilidad a la observada, que puede elevar las tasas de interés del mercado secundario por arriba de 6.25% y al tipo de cambio acercarlo a 17 pesos por dólar; sin embargo, posteriormente el mercado entrará en un periodo de correcciones y es posible ver réditos (M10) por debajo de 6% y al tipo de cambio alrededor de 16 pesos (mas no por debajo de 15 pesos); mientras se retoma la compra accionaria.

Hoy, el tipo de cambio se ubica en 16.34 pesos por dólar y la tasa de interés en 6.07 por ciento.

 El determinante del mercado ahora no es la Fed sino el nerviosismo. En este año los problemas externos, los de Grecia y los de China, prácticamente se resolvieron.

A los inversionistas no les gusta la incertidumbre, ni tampoco los cambios. Si bien un alza en los réditos puede ser atractivo para los inversionistas de cartera no lo es para los inversionistas de capital, porque implica una reducción en sus ingresos para hacer frente a sus pasivos, lo cual es contra el gasto empresarial.

A partir de ello viene un efecto dominó que podría llevar a un menor crecimiento nacional.

No obstante, es mejor que el mercado camine sólo; por fuerzas naturales, y al parecer el momento ha llegado en Estados Unidos, al país donde se envía cerca del 80% de la producción exportable de México y quien aporta alrededor de 1% del crecimiento del PIB nacional.

Al final del día son mayores los beneficios para la economía, de lo que implica un alza en las tasas de interés de Estados Unidos.

Hoy, se da a conocer la nómina no agrícola en Estados Unidos y su tasa de desempleo, cifras que darán una nueva señal para que la Fed eleve o no su tasa de interés en seis semanas.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres