El jefe se tarda

Mancera inaugura  primera clínica de autismo de CDMX
Por:
  • larazon

Hay cuatro flashazos de la información política más actual que el presidente Calderón debería de tener en cuenta si quiere que el PAN tenga un candidato presidencial surgido de su gabinete:

—Sólo hay tres aspirantes con una imagen positiva para la ciudadanía y ninguno es de su partido: los priistas Enrique Peña Nieto y Beatriz Paredes y el perredista Marcelo Ebrard. (GEA-ISA)

—64 por ciento considera un error la alianza PAN-PRD para las 12 elecciones de este año. (De las Heras)

—Para 51 por ciento, el PRI ganará, pese a la alianza PAN-PRD. (BGC–Excélsior)

—La desaprobación para el gabinete alcanza su peor nivel en tres años, con 54 por ciento. (GEA-ISA)

En julio, tras las elecciones, el Presidente no gozará de mejor posición que ahora para decidir quién compita en el PAN por sucederlo.

Ya perdió a uno de los tres mejor ubicados, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien en la más reciente encuesta de GEA-ISA era el segundo panista más conocido, después de Santiago Creel.

En uno de los ejercicios para Presidente, el ya ex panista Gómez Mont apareció con 15 por ciento, detrás de Peña Nieto (41%) y delante de Andrés Manuel López Obrador (14%).

Y Josefina Vázquez Mota, tercera panista más conocida, perdió toda fuerza como aspirante al ser relevada como Secretaria de Educación, perdiendo exposición a los electores y acceso a recursos para promoverse.

Con Gómez Mont sacrificado y Josefina en liquidación, sin ninguno de los miembros del gabinete en el ánimo popular, el Presidente carece de cartas para jugar en la sucesión.

Pero el PAN sí tiene. Santiago Creel es el quinto político más conocido del país (67%), sólo superado por AMLO (87%), Peña Nieto (84%), Ebrard (77%) y Beatriz Paredes (76%). Posición notable si se tiene en cuenta que desempeña un perfil sobrio como senador.

Apaleado por las televisoras, aplastado por los calderonistas, sin preeminencia mediática, Creel aventaja en preferencias al priista Manlio Fabio Beltrones, el perredista Chucho Ortega y los secretarios Ernesto Cordero y Alonso Lujambio.

Buen candidato y mejor político, sabedor de que no será ungido, Creel aplicará ese verbo maravilloso de la política mexicana que se llama madrugar. Le falta decidir cuándo.

Igual que Fox tras las intermedias de 1997, solicitando licencia como gobernador de Guanajuato para ir por la grande, y el mismo Calderón, que siendo secretario de Energía de Fox fue “destapado” por el entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña.

Fox le rompió el juego al PAN de Castillo Peraza, Calderón se lo rompió a Fox y Creel se lo romperá a Calderón.

Mejor entonces que le den la candidatura por las buenas. Será mejor para todos ellos.

ruben.cortes@3.80.3.65

agp