El mito de Los Claudios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

Para Miguel Ángel Salazar, candidato del PRI-Verde a la jefatura delegacional en Cuajimalpa, hechura del exdelegado y ahora aspirante a una diputación local, Adrián Rubalcava, los medios de comunicación, las autoridades y hasta las decenas de lesionados que arroja la contienda electoral en aquella demarcación imaginan cosas.

Para él, el grupo de golpeadores a sueldo, protagonista de enfrentamientos y actos violentos, Los Claudios, no existe, es una invención o, mejor aún, “un mito”.

“Al día de hoy yo no veo que existan”, dijo Salazar. “No veo al día de hoy pruebas contundentes de un grupo de choque, son puras ideas y manifestaciones… lo cual nos hace pensar que es un mito”, remató.

A unas horas de la trifulca protagonizada por Los Claudios, la declaración de quien aspira a gobernar no sólo es irresponsable, sino peligrosa. Pero sirve para retratar por qué durante meses de agresión constante por parte del “inexistente” grupo, ni Rubalcava ni la dirigencia del PRI DF se han manifestado en contra de la pandilla, que no sólo es real, sino cuyos líderes fueron contratados por la administración delegacional.

A Salazar le vendría bien preguntar a su jefe sobre “el mito” de Los Claudios antes de pronunciarse con tal ligereza.

“Les prometí cargos si me ayudaban”, reconoció Adrián Rubalcava apenas en marzo pasado, al señalar que sí contrató en su administración a integrantes de Los Claudios, cuyo líder está detenido por el delito de secuestro.

Si aún le quedara duda, podría ver imágenes de su primer acto de campaña hace apenas tres semanas. Al frente, en el costado izquierdo del templete del mitin que encabezó junto a Rubalcava, estuvieron los “inexistentes” golpeadores a sueldo aplaudiéndole.

También podría preguntarle al grupo de cirqueros agredidos por Los Claudios a las puertas de la ALDF; al equipo de trabajo del diputado Luis Cházaro, aspirante a jefe delegacional del PRD, que ha sido violentado desde hace años —en su primer informe de labores, el cual reventaron, por ejemplo—, o al director del Registro Civil del DF, Héctor Maldonado, quien fue golpeado por el mismo grupo hace unas semanas tras participar en el arranque de campaña de Cházaro.

Haría bien también en revisar la nómina delegacional, de la cual fue responsable jurídico durante dos años y medio. Encontraría que al menos cinco miembros del “mito” cobraron en la administración: el director de Recolección y Limpia, Raúl Rodríguez; el subdirector de Residuos Sólidos, José Luis Pandal; el Jefe de la Unidad de Limpias, Saúl Sánchez; el subdirector de Protección Civil, Emmanuel Gómez, y el jefe de Unidad de Preservación de Áreas Protegidas, Héctor González —hermano de Claudio González, líder del grupo de choque—, quien fue detenido portando un arma y droga.

Los focos rojos siguen encendidos en Cuajimalpa. Eso no es un secreto. Lo que, tras las declaraciones de Salazar, se hace evidente es que en el equipo del que forma parte y que encabeza Rubalcava no tienen la menor intención ya no digamos en condenar el comportamiento de Los Claudios, sino en bajarle a la belicosidad. Es su estilo. Desde hace años Rubalcava es protagonista de escándalos y montajes. Gusta del acoso y la intimidación.

Lo dicho: es un peligro para candidatos, brigadistas y vecinos. Es un riesgo para la contienda.

  Off the record… El pasado jueves, casi al filo de la medianoche, el presidente del PRI DF, Mauricio López, y el consejero presidente del IEDF, Mario Velázquez, aplicaron una operación política rápida y eficaz. Lo que dialogaron por espacio de 45 minutos en la sede del Instituto vio luz 12 horas más tarde, durante la firma de un pacto de civilidad que fue suscrito por la mayoría de los partidos en el DF. No sólo sorprendió la velocidad del acuerdo, sino que López metió los tres puntos que eran condicionantes, incluido el hecho de “garantizar la seguridad de candidatos y brigadistas”…

Hablando de pactos, el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, rematará el balón que le pusieron, de una jugada que comenzó a construir desde hace semanas con las mesas de diálogo con todas las fuerzas políticas de la ciudad: firmar un acuerdo que no sólo incluye a partidos políticos y autoridad electoral, sino también al GDF y hasta las delegaciones. Todos, menos Morena y Movimiento Ciudadano —los contreras—, se sumarán.

 En boca cerrada… “Ni armas ni detenidos en riña PRI-PRD”

El secretario de Seguridad Pública del DF, Hiram Almeida, señaló que en los hechos violentos del pasado jueves en Cuajimalpa no se consignó a nadie, ni tampoco hay evidencia de la utilización de armas.

Twitter: @MLopezSanMartin