Miércoles 21.10.2020 - 05:51

El nuevo atentado de la Coordinadora

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El viernes la mezcla mexicana de petróleo cerró en los 41 pesos y, si bien se espera una recuperación parcial de la cotización del crudo para el resto del año y para 2017, difícilmente sobrepasará los 50 dólares por barril. Al mismo tiempo la posibilidad de que la Reserva Federal eleve las tasas de interés en septiembre ha devaluado, una vez más, al peso. El dólar cerró el viernes en casi 18.50 pesos. La situación económica del país no es fácil. El sábado se anunció, derivado de esa situación, un último aumento al precio de la gasolina y también a la luz para usuarios industriales. Todo esto tiene consecuencias en la economía familiar.

Pero a eso se suma ahora la Coordinadora, que ha anunciado que hoy bloqueará la refinería de Salina Cruz, para iniciar un boicot energético en Oaxaca y en el país. Es una decisión criminal que afecta gravemente a los consumidores, a los empresarios, a la sociedad. Quiere dejar sin gasolina y sin productos petrolíferos a buena parte de la República.

A través de la terminal de ventas terrestre de la refinería de Salina Cruz se abastece de combustibles a las estaciones de Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez, Arriaga y Tapachula, en Chiapas, así como a los estados de Veracruz, Tabasco, Yucatán y el Estado de México. Desde de la Terminal Marítima de Pemex Refinación, ubicada en la costa, a 10 kilómetros de la refinería, se exporta el petróleo crudo, y se transporta combustible a los estados mexicanos localizados en el litoral del Pacífico.

En esa refinería se acumulan 14 millones de barriles en 125 tanques, de los cuales 20 almacenan materias primas, como crudo Istmo, Maya, sus mezclas y metanol; hay 39 tanques para productos intermedios, como gasolina primaria, turbosina primaria, diesel primario, aceite cíclico ligero, gasóleos, residuos catalíticos y aceite recuperado, y 66 tanques para productos finales como butano-butileno, propileno, gas LPG, gasolina Pemex y Magna, turbosina, tractomex, diesel desulfurado, diesel y combustóleo.

Disculpe usted una relación tan amplia, pero en ocasiones las cifras sirven para poner en su justo término la dimensión del daño que se podría ocasionar a la economía nacional si la Coordinadora cumple con sus amenazas de bloquear la refinería. Efectivamente, si ese bloqueo dura más de una semana, habría una crisis energética en el sur y el centro del país, con consecuencias también en el litoral del Pacífico. Si los bloqueos carreteros de la CNTE han costado ya un 0.2 por ciento del PIB, imagínese usted el costo que tendría un boicot energético de esta naturaleza.

La asamblea de la Coordinadora realizada el sábado también ha decidido mantener el paro de labores en las escuelas que tiene bajo su control, no volver a clases e incrementar la toma de carreteras y de plazas comerciales, además de continuar con los paros y los cierres en dependencias estatales y federales. Bloqueará el aeropuerto de la ciudad de Oaxaca y mantendrá cerrado el centro histórico de esa capital.

No es una estrategia de lucha. Es una provocación, un acto de sedición contra el Estado y la sociedad que no puede ser tolerado. Es un desafío a la seguridad nacional. Así debe ser entendido y de ese calibre debería ser la respuesta de las autoridades.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter:@bibianabelsasso