El odio racial a todo lo que da

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Bibiana Belsasso

Uno de los artistas más famosos de reggae en el mundo es Matthew Paul Miller, mejor conocido como Matisyahu. Es famosísimo desde el 2005 e incluso se ganó un Grammy en el 2007. Nació en Estados Unidos y es de religión judía. Su música es muy afín a la cultura reggae y utiliza en sus letras temáticas espirituales, en algunos casos en alusión a su religión.

Fue invitado a tocar en el festival español de música Rototom Sunsplash desde mediados de abril. Poco después de eso comenzó una campaña que podríamos llamar por lo menos racista, anti-Matisyahu, encabezada por el grupo político local de la BDS País Valencià. El BDS es un organismo internacional que busca aplicar al Estado de Israel una campaña de boicot, desinversiones y sanciones (BDS), inspirada en la que logró tumbar el apartheid sudafricano. Querían que se manifestara en contra de Israel durante su presentación.

La intención del BDS País Valencià, según el diario El País, era que los organizadores del Rototom cancelaran el concierto de Matisyahu. Su principal queja era que Matisyahu es un sionista que defiende un Estado de Israel que practica el apartheid y la limpieza étnica.

El jefe del festival, Filippo Giunta, exigió que el artista aclarara su postura sobre Israel/Palestina. Cómo se le puede exigir a un artista que no habla de asuntos políticos hacer una aclaración sobre el tema Israel/Palestina y decir públicamente que está en contra de Israel.

Por supuesto, Matisyahu se negó. El 15 de agosto los organizadores del Rototom anunciaron que el concierto fue cancelado, citando la negación del artista a “declarar con respecto a la guerra y, en particular, el derecho del pueblo palestino a tener su propio Estado.”

Matisyahu dijo que no iba a hacer ninguna declaración y que la exigencia para que tomara una postura política sólo por ser judío era: “espantosa y ofensiva” y que el festival intentó “coaccionarle para que hiciera declaraciones políticas”.

En 2010, cuando un periodista le preguntó si él era un “militante sionista”, Matisyahu respondió: “No, ¿qué significa eso? Eso es entrar en cuestiones más grandes, y yo no voy a hacer eso. Soy un músico. Todo mi propósito es unir a la gente; no se trata de centrarse en las cosas negativas”.

La decisión de mantener fuera del festival a Matisyahu fue bien recibida por los partidos Podemos e Izquierda Unida, pero generó muchas reacciones negativas en otros sectores. El gobierno español y el valenciano, las comunidades judías y las embajadas de Israel y Estados Unidos manifestaron su repudio a esta acción.

El gobierno español afirmó: “La imposición del requisito de una declaración pública, que sólo a él le fue exigida, constituye una forma de actuar que violenta la conciencia y que, en la medida en que venga determinada por la condición de judío de Matisyahu, cuestiona el principio de no discriminación que está en la base de las sociedades plurales y diversas.”

Ahora los organizadores del concierto después de que han sido señalados de racistas y que este tema ha inundado la prensa española, han dado marcha atrás y han vuelto a invitar al músico como estaba previsto inicialmente, el próximo 22 de agosto, y enviaron otro comunicado: “El Rototom rechaza el antisemitismo y cualquier tipo de discriminación religiosa, respetamos a la comunidad judía y pedimos públicamente disculpas por lo sucedido… El Rototom reconoce su equivocación, fruto del boicot y de la campaña de presiones, amenazas y coacciones promovidas por BDS País Valencià al considerar que podían alterar gravemente el normal funcionamiento del festival, lo que impidió gestionar la situación con lucidez”.

Matisyahu ha mostrado simpatía por el Estado de Israel, pero no se ha metido en temas políticos. En el 2012, cuando un reportero le preguntó sobre Palestina, respondió: “Yo soy un cantante... No tengo respuestas sobre quién tiene la razón y quién está equivocado, o sobre cómo deberíamos tratar cuestiones tan grandes que se remontan a muchos años atrás”.

Este caso sin duda muestra un odio racial imperdonable que estamos viendo en muchos otros lados. Lo escribía esta semana con el tema de Donald Trump hacia los migrantes. No podemos dejar que se continúe incitando a la gente a tener este racismo y este odio. Estamos haciendo crecer a estos monstruos y la sociedad lo está permitiendo. ¿No aprendimos nada de la historia de Hitler o Mussolini?

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso