El país, ante una encrucijada

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Si esas reiteradas versiones que circulan de que el Instituto Nacional Electoral va a declarar nula la elección de gobernador en Veracruz; que al electo postulado por el PAN y el PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, le van a girar orden de aprehensión por las acusaciones de corrupción que presentó en su contra en la PGR el hoy mandatario con licencia y fuero, Javier Duarte, porque ése fue el “pacto” con el Gobierno federal para que dejara el cargo, son ciertas eso sí cimbraría verdaderamente a México y lo envolvería en un escándalo político-electoral y social que llevaría a una crisis ya no sólo política en un estado sino a la ingobernabilidad del país mismo.

Eso, además de poner en grave riesgo los procesos electorales del año próximo y 2018, sería un demoledor golpe al publicitado Sistema Nacional Anticorrupción, ya que si para poder combatirla se llega a ese tipo de “pactos”, por la amenaza del mandatario aliancista electo de revelar la información con la que asegura haber llegado “a la médula de la corrupción” y quien denunció que por ello se pretende impedirle que tome posesión.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

En víspera del tercer y último debate, al que llegará más grogui que un boxeador vapuleado por su enfermiza misoginia Donald Trump, candidato presidencial del Partido Republicano en Estados Unidos, salió con una muy conocida y anticipada expresión que en México repite Andrés Manuel López Obrador: “se prepara una elección fraudulenta”.

De esa manera el locuaz magnate intenta justificar de antemano una derrota en las urnas el 8 de noviembre frente a su adversaria del Partido Demócrata, Hillary Clinton, quien mantiene una clara ventaja en las encuestas de intención del voto en estados decisivos.

Ese pretexto esgrimido por Trump fue apoyado por el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien declaró a la CNN que en la próxima elección presidencial en la Unión Americana, como en los procesos electorales de nuestro país, “van a votar los muertos”.

Lo explicó así: “Dejan los nombres de las personas muertas en las listas y luego le pagan a la gente para que vote en nombre de ellas, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y hasta nueve veces”, o sea al llamado estilo mexicano del “ratón loco”, como lo tilda la oposición de derecha e izquierda elección tras elección en nuestro país.

En su enésima andanada contra México y los mexicanos, Trump arremetió contra Carlos Slim, accionista de The New York Times, por supuestamente influir en las críticas que el acreditado diario le ha hecho, lo que el consejo editorial negó de inmediato, al señalar que el presidente del Grupo Carso nunca ha intentado intervenir en lo que se publica.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico