El PAN no entiende nada

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • manuel_lopez_san_martin

El PAN hace agua en la capital del país. El barco se les hunde. No conectan con los capitalinos, sus propuestas parecen más bien ocurrencias y las proyecciones para lo que viene el próximo 5 de junio, cuando se elegirán 60 constituyentes en la CDMX, son desastrosas: caerán al cuarto lugar, si acaso llegarán a los dos dígitos de la preferencia electoral y no tendrán más de cinco diputados electos.

No es que los capitalinos no entiendan al PAN, es que el PAN no entiende a los capitalinos. Cómo explicar si no que en una ciudad progresista los panistas lleven como principal bandera su lucha contra el aborto, un derecho ganado por las mujeres que pueden decidir sobre su cuerpo y no morir en abortos clandestinos. Cualquiera con un poco de sentido común sabe que en derechos ya adquiridos no puede haber retrocesos.

En una ciudad donde el 70% se dice de izquierda (Parametría), la disputa es por ver quién se coloca a la vanguardia, quién es más progresista.

Claramente el PAN renunció a esa posibilidad. El PAN lleva como una de sus designadas a la Constituyente a la diputada Cecilia Romero. Ella, que tuvo un turbio paso por el Instituto Nacional de Migración, cuando pulularon fosas —como en San Fernando, Tamaulipas—, representa la ultraderecha y es una de las cabezas más visibles del Yunque. Ir contra el aborto es un suicidio político en una ciudad liberal como la CDMX.

Pero además el PAN olvidó a los ciudadanos, y se repartió el pastel entre grupos políticos. Todos sus legisladores serán militantes. Ni un externo. Ni un ciudadano no afiliado. Se entiende de los designados, los senadores Mariana Gómez del Campo, Roberto Gil, Gabriela Cuevas y Ernesto Cordero; o los diputados Cecilia Romero, Federico Döring y Santiago Taboada. Pero sus candidatos a elección sólo son extensión de las pandillas internas: en Santiago Creel, Margarita Saldaña, Mauricio Tabe, Kenia López, Carlos Gelista y Gonzalo Altamirano, que son quienes tienen chance de entrar, no hay nada nuevo. Las mismas caras que los han hecho perder en cada elección desde el año 2000, cuando se quedaron muy cerca de Andrés Manuel López Obrador en los comicios para Jefe de Gobierno.

En 2003 tuvieron 25% de los votos y ganaron 17 curules —de 66— en la ALDF; para 2009, se hicieron del 20% de las preferencias y lograron 15 legisladores locales; en 2012 obtuvieron 13 diputados; el año pasado sólo 14% de la votación y se quedaron con 10 legisladores.

La encuesta de Survey Actividad Máxima’ —aplicada en vivienda a 2 mil capitalinos— que circula de mesa en mesa, y que comentamos en este espacio hace unos días, coloca al PAN en el cuarto sitio, detrás de Morena, PRD y PRI, con apenas 12% de la intención de voto.

Se viene un día negro para el PAN capitalino.

  Off the record... La que está gastando la suela de los zapatos en recorridos es la presidenta del PRI-DF, Mariana Moguel. Es la más joven de los presidentes de partido en la capital, y parece que nadie le sigue el paso…

¿Será que Morena ya debatirá? Martí Batres , de Morena, está emplazado por Raúl Flores, del PRD. A ver si así prende la elección.

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin