El peso, victima de la Fed

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

Desde que el banco central de Estados Unidos anunció que se preparaba para normalizar su política monetaria, hace un año, la incertidumbre por el momento preciso en que se concrete dicha idea se ha hecho cargo de generar fuertes presiones sobre la valoración del peso mexicano, lo cual afecta la economía de las familias mexicanas.

Hace un año, en mayo de 2014, el dólar cotizaba muy cerca de 12 pesos y empezó a subir en respuesta a las primeras previsiones del inaplazable ajuste alcista que tendrían las tasas de interés, nivel que será parte de la historia de la economía de México porque, pese a fundamentales estables, hoy la paridad cambiaria es de alrededor de 15.50 unidades.

La revaloración de la moneda era de esperarse frente a un alza en las tasas de interés de Estados Unidos, porque es natural que se presente una movilidad de capitales hacia el mercado de menor riesgo. Sin embargo, la inversión en cartera por extranjeros sigue siendo alta y no justifica la depreciación de 29.16% del peso en un año.

De hecho, el Banco de México dio a conocer que la tenencia de bonos M (emisión gubernamental nacional de largo plazo) por extranjeros se ubicó en 1.45 billones de pesos al 16 de abril, cifra que representa 59.2% del total en circulación.

La alta cotización del dólar puede responder a la posición especulativa, lo cual sería positivo para el mercado, porque una vez que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anuncie su primer incremento en réditos, los especuladores buscarán nuevas posiciones para maximizar ganancias, y la oferta determinaría el nuevo nivel de cotizaciones.

No obstante, el comercio exterior, el otro determinante del tipo de cambio, ha moderado su dinamismo a partir de una menor producción de petróleo y una reducción en el precio de la mezcla. Solo en el primer cuatrimestre del año la producción de crudo cayó 8.6% y en abril Pemex reportó que la producción se contrajo 11.4% anual.

En términos de mercado, el comportamiento del peso mexicano, como otras monedas, ha reflejado la ambigüedad de las palabras de la Fed, pero en realidad solo es víctima de una política económica incipiente, que deteriora la calidad de vida de los mexicanos, quienes deberán asumir la depreciación de su divisa en los bienes duraderos, lo de mayor precio.

 Tipo de cambio en 14.35 pesos por dólar. El consenso del mercado estima que el tipo de cambio puede finalizar el año dentro de un rango de 14.35 a 14.80 pesos por dólar, nivel similar al cierre de 2014 cuando se ubicó en 14.7475 unidades.

En particular me inclino por el rango superior considerando el débil crecimiento de la economía.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres