El PRI perdera por el DF

El PRI perderá por el DF
Por:

En el PRI están sonámbulos por su triunfo en los comicios del 5 de julio, pero si hacen cuentas despertarán con el golpe de que eso no les alcanza para ganar una elección presidencial.

Si nadan de muertito estos dos años, van a perder de nuevo. Eso dicen los números.

En el Estado de México obtuvieron una avalancha de votos: un millón 700 mil sufragios en su favor.

Y en el Distrito Federal, el segundo padrón más grande del país, sólo alcanzaron 350 mil votos.

Si el PRI no levanta en el Distrito Federal, adiós a Los Pinos.

El presidente Calderón y Germán Martínez decidieron que había que moverse rápido en el PAN para cambiar de guardia en la dirigencia nacional, debido a los malos resultados obtenidos (similares a las elecciones de 2003). Y lo hicieron.

La dirigencia nacional del PRI no ha pedido a sus líderes del DF que se vayan, ni éstos han tenido la vergüenza de renunciar, como sí la tuvo Martínez Cázares.

Los priistas están en las nubes, caminan dormidos y sueñan despiertos con el 36 por ciento que sacaron en las elecciones del 5 de julio.

Eso no les alcanza para ganar.

El panorama se les complica aún más cuando vemos que para el 2012 el PRI no tendrá a sus mejores operadores electorales.

Fidel Herrera, Mario Marín y Ulises Ruiz, habrán dejado las gubernaturas de los estados que le aportaron el gran caudal de votos a su partido en estos comicios: Veracruz, Puebla y Oaxaca.

Desde luego, la cantera principal de votos priistas se encuentra en el Estado de México, por la labor de Enrique Peña Nieto.

Por eso los ataques de los opositores al PRI se centran en Peña, Fidel Herrera, Ulises Ruiz y Mario Marín.

Un sector de la prensa y de los comentaristas los queman en leña verde cada vez que hay oportunidad. Pero el hecho es que en sus estados ellos ganan.

¿Son tontos o comprables todos los que votan por el PRI en esas entidades?

Claro que no. Algo han hecho de bueno esos polémicos gobernadores para tener el respaldo de los ciudadanos que los tratan a diario.

En fin, en el 2012 ya no serán gobernadores y es poco probable que los llamen al PRI capitalino, por miedo a lo que puedan decir conductores y articulistas de izquierda.

Para el 2012 el PRI tampoco contará con la ayuda de López Obrador, que confundió al electorado de izquierda con sus zigzagueos y muchos de ellos votaron por el PRI.

Al tiempo: si el PRI del DF sigue en manos de una camarilla, van a perder la presidencial.

phl@3.80.3.65

asc