El repentino traslado de El Chapo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • bibiana_belsasso

Para mamá: gracias por todo tu apoyo y cariño.

Te adoro

La madrugada del 7 de mayo Joaquín El Chapo Guzmán fue enviado del Altiplano al penal federal 9, de Ciudad Juárez, Chihuahua, en un operativo coordinado por elementos de la Policía Federal, la Policía Federal Ministerial y el Ejército mexicano.

La operación se llevó a cabo con el mayor secreto. Se ha dicho que la decisión de trasladar al dos veces prófugo de cárceles de máxima seguridad se debió a que hubo un corte en la energía eléctrica en el penal y que determinaron no realizar los trabajos de mantenimiento con El Chapo ahí.

Aun cuando haya sorprendido el traslado de Guzmán Loera, desde que llegó Eduardo Guerrero, titular del Órgano Administrativo y Prevención de Readaptación Social del gobierno federal, han movido a 7 mil 400 reos por cuestiones de seguridad y despresurización de las cárceles.

Y aunque distintas autoridades han dicho que el cambio nada tiene que ver con la extradición de Guzmán Loera a Estados Unidos, es evidente que el proceso ya está muy avanzado y haberlo mandado a un penal situado a tan sólo 40 kilómetros de la frontera es una clara señal.

Justo el viernes pasado un juzgado federal del reclusorio autorizó la extradición de Joaquín Guzmán Loera a California.

Carlos Castillo, uno de los abogados de Guzmán Loera, expresó que, aunque el juzgado federal dio ayer su visto bueno para que su cliente sea remitido a California, falta que la Secretaría de Relaciones Exteriores emita un acuerdo autorizando o negando la extradición, y que su cliente tendría la opción de ampararse ante esa resolución.

Desde hace tiempo el Presidente Peña Nieto había ya instruido a las autoridades correspondientes para acelerar la extradición de Guzmán Loera a Estados Unidos, donde era buscado por varios delitos.

La DEA ha señalado al Cártel de Sinaloa como el abastecedor más activo de drogas en Estados Unidos, de acuerdo con un informe publicado en 2015, en el cual indica que la organización criminal bajo el mando de El Chapo “suministró más heroína, metanfetamina, cocaína y mariguana que nadie en el mundo”.

Por estas causas lo requieren las cortes de California, Illinois, Nueva York, New Hampshire, Florida, Texas y Arizona. Mismas que se disputan quién llevará el caso del famoso narcotraficante.

Algunos expertos afirman que quizá la jurisdicción con más experiencia en esto es la del sur de la Florida, donde han sido procesados criminales con perfiles similares al del capo mexicano. Pero los estados de Illinois y New Hampshire dicen tener grabaciones de las actividades delictivas de El Chapo y consideran que pueden armarse casos sólidos en su contra.

En los grandes juicios federales en Estados Unidos ha quedado demostrado que los crímenes violentos causan más impacto entre los miembros del jurado que las operaciones de contrabando de drogas o lavado de dinero, por lo que los casos en Texas y Nueva York tienen cartas fuertes.

La propia defensa de El Chapo, Carlos Castillo, asegura que el envío de su cliente a Ciudad Juárez fue ilegal y que iniciarán los procedimientos para solicitar la devolución de Joaquín Guzmán al Altiplano.

Ha habido una fuerte crítica sobre que Guzmán Loera haya sido trasladado justo al penal fronterizo. Incluso en el reporte de 2015 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) el Cefereso 9 obtuvo una calificación de 6.63, en una escala del 0 al 10. En 2014 el organismo lo evaluó como un lugar en “foco rojo” y ahora se encuentra en foco amarillo.

El 14 de marzo de 2014, cinco reos se fugaron del Cefereso 9. Con ayuda de ganchos y cuerdas saltaron la barda perimetral y escaparon. También en esa cárcel hay hacinamiento.

No todo es negativo: el Cefereso 9 fue bien calificado en la prevención y la atención de incidentes violentos, de prevenciones de violaciones a derechos humanos y atención en caso de ser detectadas; instalaciones que garantizan una estancia digna, el nulo cobro de extorsión, sobornos y actividades ilícitas.

En estos casos nada se da por casualidad. Es muy claro que próximamente, se cree que para este verano, Guzmán Loera sea extraditado, por lo cual tenía que ser puesto en un penal que garantice que no se vuelva a escapar.

¡Imagínese usted el problema si se fuga nuevamente o que le pase algo!

El gobierno federal no se va a arriesgar a que eso suceda, si la última evasión de El Chapo ha sido el mayor golpe que ha tenido. ¿Y por qué Juárez?: Porque de ahí viene Eduardo Guerrero, encargado de los penales federales, y conoce muy bien la plaza.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso