El salario mínimo en México

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

“Dale al trabajador su salario antes

de que se haya secado el sudor

de su frente”

Mahoma

En esta semana la Comisión Nacional de Salarios Mínimos determinó que el salario mínimo en México debería permanecer sin aumentos, lo que generó grandes críticas, sobre todo en el debate entre los candidatos a la Presidencia de la República: cada uno de ellos prometió que de llegar a la Presidencia lo aumentarían considerablemente, sin embargo el gobierno del presidente Peña Nieto no piensa así.

La historia del salario mínimo inicia en México desde la Constitución de 1917, mediante el establecimiento de la fracción VI del artículo 123. Fue desde el año 1935 que se estableció un registro estadístico y que se mantiene hasta la fecha, a partir de dicho registro se muestra que ha crecido y disminuido el salario mínimo, teniendo su mejor año en 1976, iniciando su ascenso desde 1958, pero se ha mencionado que su crecimiento fue debido a la alta inflación de esa época, desde entonces y hasta el año 2015 fue cayendo, y en los últimos dos años subió levemente.

La razón por la cual los gobiernos establecen un salario mínimo es, en principio, para proteger al trabajador, en contra del posible abuso del patrón, y que de esta forma no reciba un salario menor al establecido por la Ley, el cual debe contener la cantidad mínima de dinero que debe pagar un patrón a su trabajador, ya sea por hora, día o mes.

El salario mínimo, de acuerdo a su naturaleza, debe ser suficiente para cubrir las necesidades normales de una familia, en el orden material, social, cultural y proveer de educación a los hijos, con lo cual se deben cubrir los rubros indispensables para el buen desarrollo de una familia.

El salario mínimo fue establecido por primera vez en 1890, en Australia y Nueva Zelanda, como una forma de protección de los trabajadores ante el industrialismo imperante en esa época, sufriendo grandes críticas y apoyos desde su nacimiento.

Si la naturaleza del salario mínimo es que el trabajador tenga un salario suficiente para vivir dignamente y pueda cubrir todas sus necesidades básicas para vivir dignamente, esto no se ha cumplido, si no por el contrario, en los últimos sexenios ha disminuido el poder adquisitivo del salario mínimo, lo cual es paradójico y contra su naturaleza.

En México, el salario mínimo ha fracasado en muchos de sus aspectos, el primero es que no garantiza cubrir las necesidades básicas de una familia y por otro lado tampoco garantiza que las personas no sean explotadas, como tampoco se respeta la edad mínima para trabajar, y mucho menos las ocho horas de trabajo, en muchos casos las personas trabajan más tiempo de lo establecido.

Actualmente, lo paradójico es que muchas agrupaciones de empresarios pugnan por un aumento en el salario mínimo y sin embargo el gobierno, a través de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, lo ha limitado, y con ello ha impedido un mejor ingreso de los trabajadores, cuando su único ingreso es el salario mínimo, lo cual no se entiende, cuando todos los candidatos a la Presidencia de la República prometen su crecimiento, resultando por lo tanto sus propuestas incongruentes, si sus propios partidos no las impulsan.