El ‘Ser’ de una marca exitosa

El ‘Ser’ de una marca exitosa
Por:

En el panorama de nuestra vida cotidiana nos damos cuenta de que las marcas nos “cercan”. Nombres, símbolos, colores y formas acompañan nuestro viaje diario. Marca representa vender, comunicar, proporcionar información, generar identificación, aumentar auto estima u ofrecer uno o varios beneficios.

Marca es posibilidad, potencial de elección, adopción y, por qué no, conformación de adoración. Hoy la realidad de un producto en sus cualidades y alcances es significativa; pero, es más substancial estar en la mente del consumidor. Se han desarrollado y creado un sinnúmero de estrategias publicitarias y mercadotecnia para sobresalir en un mercado de alto nivel competitivo. He aquí algunas ideas que hacen de una marca un fenómeno exitoso:

1) Entender a tu consumidor. Para estar cerca de la gente hay que saber qué piensa, qué necesita, cómo reacciona frente a ofertas y promociones, qué espera de tu producto.

2) Comunicar mensajes claros y sencillos. Las marcas más recordadas apelan a los símbolos sucintos y claros (quedan en la memoria).

3) Observar y entender los cambios y tendencias de la sociedad. Aunque muchos expertos en coinciden que una marca no debe cambiar frecuentemente porque pierde su identidad, sí es importante observar las permutas de sus receptores para adaptarse a éstos en la medida de lo posible

4) Ser el primero en emitir un mensaje garantiza mayor recordación. “El que pega primero pega dos veces” este postulado se cumple en mercadotecnia; pero, el “porrazo” debe ser certero, contundente y preferentemente planeado.

5) Exponerse en los momentos y lugares precisos. Hoy tampoco es una garantía de éxito una exposición masiva: hay que darse a la tarea de encontrar el lugar exacto y el segmento adecuado para garantizar que el mensaje llegue a quien debe llegar (optimización de recursos).

6) Transmitir expertis y autoridad al consumidor: provoca mayor seguridad y confianza (beneficios determinantes en la elección de una marca).

7) Ser una marca “sensual”. La elevada competencia a partir de rigurosos estándares de calidad a menudo, ya no son un elemento de diferenciación: la marca que se plantea conectar en lo emocional, persuadir y “enamorar” tiene más posibilidades de sobresalir y crear lealtades.

8) No defraudar ni traicionar al comprador. Frente a una abundante competencia, quien comete un error lo puede pagar caro: la marca que traiciona las expectativas --o sus promesas-- puede alejar sin retorno a sus seguidores.

9) Unir la marca a una iconografía. Las marcas más sobresalientes, y las más confiables, se reconocen por un símbolo (personaje, logotipo que las populariza e identifica).

hprado@delariva.com.mx

asc