El susto de Angel Aguirre

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Julián Andrade

Ángel Aguirre, el gobernador con licencia de Guerrero, ya no volverá al cargo. No existían condiciones políticas para ello, y su retorno habría sido muy costoso para el PRD.

Además, hay procesos judiciales en curso por el desfalco de recursos públicos, en los que están involucrados familiares y algunos excolaboradores, que todavía pueden dar sorpresas.

Eso lo debe tener muy claro Aguirre, quien es un político experimentado y conoce que hay situaciones que no tienen retorno.

Lo que sí es claro es que la situación que impera en el estado es un desastre, donde la gobernabilidad está amenazada, lo que se ha acentuado con la decisión de la CETEG de boicotear las elecciones.

La autoridad por regla general es rebasada y los problemas se suceden unos a otros.

Por lo pronto, Aguirre presentará su solicitud de licencia para separarse del cargo y ello abrirá la puerta para que Rogelio Ortega termine el periodo constitucional.

Si bien existen dudas sobre el actual mandatario, sería temerario nombrar a otro, sobre todo cuando iniciaron las campañas y es probable que arrecien las protestas y los conflictos.

Como suele ocurrir, las cosas no están para buscar la mejor de las soluciones, sino para al menos mantenerse en la menos lesiva para los intereses de los guerrerenses.

Para nada serán sencillos los próximos meses. Apenas el lunes, integrantes de las policías comunitarias impidieron, de modo violento, que una candidata del PRD hiciera campaña en Tixtla, que es donde se encuentra la normal de Ayotzinapa.

Los maestros ya se preparan para complicarle la vida a quienes fueron postulados para buscar un cargo de elección popular. Esto es muy grave, porque es la primera vez que se enfrentará a grupos que no creen en la democracia y que se movilizarán para impedir que la ciudadanía ejerza su derecho al voto.

A ello hay que sumar que la región de Tierra Caliente es un polvorín y que la presencia del crimen organizado complica la operación de los partidos. El propio gobernador Ortega señaló, hace unos días, que en 22 municipios hay evidencias de ligas con el narcotráfico, con todo lo que ello puede implicar.

Garantizar la elección en Guerrero es una de las tareas más relevantes para el gobierno estatal y para la administración federal.

Después de todo, es la única herramienta que se tiene para intentar que se corrija el rumbo y que se generen condiciones para darle una oportunidad a una región asolada por problemas y agravios de carácter histórico.

julian.andrade@3.80.3.65

Twitter: @jandradej