El viaje relampago de Ebrard a Paris

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Rubén Cortés

Uno de los peores defectos en la política es la falta de oportunidad y Marcelo Ebrard no fue oportuno al viajar apenas 72 horas a París, al enterarse de que ya no tendrá fuero para enfrentar un proceso por presunto desfalco de 45 mil millones de pesos en la Línea 12 del Metro cuando era Jefe del GDF.

Eso, sin tener en cuenta que es un traslado demasiado caro para tres días. Vamos, es un viaje de millonarios volar con tu esposa sobre el Atlántico una docena de horas de ida y otra de vuelta, para permanecer, en los hechos, sólo dos días en la capital de Francia.

Fue tan malo su timing  para viajar fuera del país, que es difícil que convenza a alguien de que no lo hizo para escapar a una posible investigación penal, aunque no lo sea, y resulte cierto que regresa hoy a México para convertirse en la gran imagen de Movimiento Ciudadano para las próximas elecciones.

Pero Ebrard no podrá escabullirse siempre: en algún momento deberá responder por el mayor error de su vida política: negarse a dejar el GDF sin una obra faraónica e inaugurar la Línea 12 del Metro sin 34 escaleras, con rieles incompatibles con los vagones e incontables defectos más.

Se trata de las peores fallas en 45 años de historia del Metro en la ciudad de México. Además de que pagó tres mil 197 millones de pesos más de lo que debía a las constructoras y no acreditó en qué gastó 489 millones 422 mil 377 pesos que le facilitó el gobierno federal para la obra.

Desde 2012, la administración de Miguel Mancera ha debido cambiar 46 piezas diarias en la Línea 12, a causa de la premura de Ebrard en inaugurarla, sin detenerse a comprobar que los trenes tenían 30 centímetros más de ancho y 88 toneladas más de peso.

Pero si Ebrad fue inoportuno en su decisión de viajar a París en este momento, más lo son sus colaboradores al tratar de justificarlo. Por ejemplo, Agustín Guerrero, líder del Movimiento Progresista que encabeza Ebrard, dice que se fue a París tres días a pensar un poco.

Según Agustín Guerrero, Ebrard se fue a la capital francesa molesto porque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le retiró el registro como candidato a diputado plurinominal: “Sólo fue a descansar y cavilar, de ninguna manera es un abandono”.

El propio Ebrard tuiteó que está allá preparando una defensa, sin precisar si es por la Línea 12, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas. De lograrlo podrá quitarse de encima un cartel que ya tiene:

Que la comunidad política es corrupta por definición.

ruben.cortes@3.80.3.65

Twitter: @ruben_cortes