Viernes 4.12.2020 - 05:58

Elecciones alemanas

Juárez, siempre Juárez
Por:

En su novela La peste, Albert Camus presenta a un grupo de médicos que enfrenta el azote de una epidemia en un pequeño poblado. No se sabe cuál fue el origen de la plaga ni cómo llegó al pueblo. Una vez derrotada la enfermedad, el autor advierte que en cualquier momento puede regresar. Numerosos críticos han interpretado el libro como una metáfora del ascenso del nazismo, que llegó un día cuando nadie lo creía posible, y, aunque derrotado, podría regresar eventualmente.

Las elecciones alemanas del domingo pasado fueron desalentadoras. Si bien la Unión Demócrata Cristiana de Ángela Merkel fue la que más votos obtuvo, sus resultados son los peores en la historia del partido desde la posguerra (33%). El 67% del electorado alemán votó contra Merkel. Por su parte, el otro partido históricamente grande en Alemania, el Socialdemócrata, dirigido por Martin Schulz, obtuvo el peor resultado de su historia (20.5%). Schulz, quien anteriormente formaba parte de la coalición gobernante con Merkel, no supo distanciarse de la canciller en la campaña y la gente se quejó de que la competencia se daba entre dos partidos idénticos.

Por primera vez en 72 años, desde la derrota de Adolf Hitler, la extrema derecha ultranacionalista llegó al Parlamento alemán con 12% de los votos. El partido de la derecha radical se llama Alternativa para Alemania (AfD), en respuesta a un discurso de Merkel, quien, cuestionada sobre la necesidad de que Alemania rescatara la economía griega, contestó “no hay alternativa.” Alternativa para Alemania ya había alcanzado escaños en los Parlamentos de provincia. Los partidos tradicionales intentaron sabotearla y evitar que encabezara comisiones parlamentarias. La táctica sólo sirvió para que los populistas de la derecha se presentaran como víctimas de un complot.

Schulz ya dijo que el Partido Socialdemócrata no volverá a formar coalición con Merkel, pues le costó muy caro electoralmente. Así que Merkel tendrá que formar la famosa coalición Jamaica (los colores de los partidos integrantes son los de la bandera de ese país). La Unión Demócrata Cristiana (color negro), el Partido Verde y los empresarios del partido Demócratas Libres (amarillo). Fue una elección de protesta. El 60% de los electores del AfD dijo haber votado para rechazar la política de refugiados de Merkel y 90% afirmó sentir miedo de que se pierda la identidad alemana con tantos migrantes. Muy parecido al Estados Unidos de Trump y la Inglaterra del Brexit. La Unión Europea queda en suspenso.

Ninguno de los posibles aliados de Merkel en la coalición quiere respaldar sus propuestas de fortalecer Europa junto al presidente francés Macron. El electorado alemán creyó que con menor participación en la globalización tendría mayor libertad. “Nadie está más esclavizado que aquel que creyó falsamente ser libre” escribió Goethe.