Elecciones presidenciales y volatilidad

IMEF recomienda aplicar medidas inmediatas por ley fiscal de EU
Por:
  • Pablo

Hoy en día, cualquier empresa que aspire a tener buenos resultados financieros en México debe estar al día con la situación económica del país, y tener una administración de riesgos eficiente para cubrirse ante todos los factores políticos, internos y externos, que afectan directa o indirectamente los flujos de efectivo de su compañía.

Es un tema de responsabilidad empresarial y así lo identificamos en el Comité de Tesorería del IMEF, donde observamos que muchas compañías empiezan a preguntarse qué hacer para cubrir sus flujos esperados en los meses de junio y julio, tiempo en que prevalecerá la incertidumbre de la contienda electoral. Recordemos que el 4 de junio de 2017, día de las elecciones para la gubernatura del Estado de México, el tipo de cambio se disparó hasta 18.82 pesos por dólar en momentos cuando los resultados mostraban un probable triunfo de la izquierda. Conforme pasaban las horas y los resultados se modificaban, se moderó la caída para amanecer en 18.25 pesos por dólar nuevamente.

Sí. Increíblemente experimentamos un movimiento del 3% mientras dormíamos y los mercados en México estaban cerrados. Empresas con costos o ingresos denominados en dólares, que no estaban cubiertas, vieron afectados sus márgenes por un evento completamente ajeno a su operativa diaria.

Muchas compañías, dependiendo de su industria, tienen márgenes anuales del 3%. ¿Qué habría sucedido si la candidata del partido opositor hubiera resultado vencedora? ¿Habríamos visto nuestro tipo de cambio en 20 pesos por dólar? ¿Cuándo hubiera regresado a los niveles actuales?, ¿en semanas o meses? Ya Trump nos demostró que puede hacer que el peso mexicano se cotice en 22 pesos por dólar, una depreciación del 18% respecto a los niveles actuales. ¿Y eso por qué? Por temores infundados (y algunos con más fundamentos) que generan no sólo personajes como Donald Trump, sino los especuladores, que con sus compras y ventas de nuestra moneda MIENTRAS DORMIMOS, hacen que el tipo de cambio se pueda mover 30 o 50 centavos en una noche.

Nada de esto es casualidad. Para el IMEF es importante transmitirles a las empresas que deben estar preparadas ante estos factores que afectan su planeación financera. Hoy, de cara a las elecciones federales del 1 de julio, varias compañías están considerando diferentes escenarios, por lo cual no sería sorpresivo ver nuevamente la moneda en niveles de 22 pesos por dólar y, que posterior al 1 de julio, sin importar el resultado, el tipo de cambio se restablezca.

Todos debemos estar preparados ante esta volatilidad que propiciarán las elecciones y existen múltiples instrumentos financieros en el mercado, como contratos de compra/venta futura en moneda extranjera (mejor conocidos como forwards en el mercado) u opciones, las cuales funcionan exactamente igual a un seguro financiero. Estos instrumentos son cien por ciento de cobertura y ayudan a mitigar estos riesgos.

Sabemos que ante la subida de dos pesos en el tipo de cambio, las empresas pierden aproximadamente 1 millón de pesos por cada millón de dólares de compra de material.

Esto puede suceder en cuestión de minutos.

Eso sí, las compañías que opten por utilizar estos excelentes instrumentos, deben estar asesoradas por expertos independientes y no dejarse llevar por lo primero que les ofrezca su entidad financiera, pues un descuido puede ser peor que no hacer nada.