En ABM candidatos con presente, pasado y futuro

Más deuda pública otro síntoma del Covid-19
Por:
  • angelica-aguilar

Clima candente…. El tema financiero quedó para después, ante la complicada situación política que vive el país. Durante la 81 Convención Bancaria, que se llevó a cabo en Acapulco, estuvieron presentes todos aquellos que figurarán en la boleta electoral para la próxima Presidencia.

Sobre todo en esta ocasión el tema capturó la atención de los medios, dada la amenaza del populismo.

Las presentaciones podrían compararse con los tiempos: presente, pasado y futuro.

El primero en tomar la plaza fue José Antonio Meade, candidato del PRI. Desde su entrada, casi triunfal, el foro se le entregó a quien en otras ocasiones estuvo presente en categoría de titular de Hacienda.

Habló del presente de México, destacó la fortaleza de las finanzas públicas y la importancia de mantener la estabilidad macroeconómica.

También expuso la necesidad de reivindicar la función pública y abatir la corrupción.

Sentenció categórico: “Estoy dispuesto a que, si yo fallo, me metan a la cárcel”, aseveración que lo hizo receptor de una ovación de pie por parte de la audiencia.

Por su parte Ricardo Anaya, abanderado de “El Frente”, arribó al escenario con fallas técnicas en su presentación. Sin embargo ya en la toma dos, se refirió a la importancia de crear dos fiscalías independientes en delitos generales y anticorrupción.

Asimismo proporcionó una visión futurista, “cuasi-supersónica”, para México. Habló de autos autónomos, energías limpias y robotización, conceptos que si bien serán de sustancial peso, no encajan con la realidad económica que hoy enfrenta el país.

Por último, entre cuchicheos y miradas curiosas, Andrés Manuel López Obrador, representante de Morena, llegó al podio.

A su manera, a la antigüita, sin una presentación y hablando de forma pausada e institucional, apuntó que no había que temerle. Descartó cualquier expropiación bancaria.

No obstante conforme develaba sus ideas, la preocupación se veía en el rostro de los asistentes quienes frotaban sus ojos incrédulos, intentando borrar lo que ocurría.

Durante su ponencia resaltó la creación de una guardia nacional de la cual él mismo sería “el comandante supremo”, estructura que coincide más con el México del pasado, aquel viejo país de caudillos.

Planteó también dar marcha atrás al nuevo aeropuerto de la CDMX y crear refinerías, en una época en la que las energías limpias deberían estar en el foco.

Por último, la amenaza, pues en caso de que a su óptica, el resultado de la elección sea fraudulento, dijo: “el que suelte el tigre que lo amarre”; yo no voy a detener a la gente.

Así que conforme a las expectativas y los espinosos tiempos que se anticipan de cara al 1º de julio, la convención cumplió con el objetivo de abrir boca en lo que será el forcejeo electoral…

 

Anecdotario

Travesuras… Durante su presentación Andrés Manuel López Obrador mostró el ombligo, lo que llevó al despliegue de celulares de quienes retrataban el momento, todos con guasa…

Los suspirantes… Los candidatos independientes también estuvieron ahí. Por cierto ya desde el avión Margarita Zavala incesante búsqueda de los reflectores. Ya en pleno despegue se mantenía en pie, para que todos la vieran…

Hasta con la bolsa… esgrima verbal entre José Oriol Bosch, presidente de la BMV, y Fernando Pérez, timón de BIVA, la cual arrancará operaciones este mes. Desafíos de un lado y otro, aunque todo quedó en amistad, pues ambos son viejos conocidos…